Alienta pobreza tráfico ilegal de órganos en Irak

Madrid.- El alto índice de pobreza y desempleo en Irak ha provocado un aumento significativo del tráfico ilegal de órganos humanos en el país árabe, donde se pagan hasta 15 mil dólares por un riñón, denunció la televisora Al Yazira.

En un reportaje, la televisora informó este lunes que cientos de personas viajaron el año pasado desde el interior de Irak a la capital Bagdad para vender sus riñones y otros órganos a fin de tener dinero para subsistir.

Karim Hussein es uno de los iraquíes que en un momento de desesperación por no encontrar trabajo hizo el largo viaje desde la sureña provincia de Amara hasta Bagdad para vender uno de sus riñones por tres mil dólares.

“Pensé que podría encontrar trabajo para pagar mis deudas pero el salario diario que obtengo no es suficiente para alimentar a mi familia, pues tengo ocho hijos”, dijo a la cadena televisiva árabe.

Según cifras oficiales, aproximadamente 23 por ciento de la población iraquí vive en la pobreza, lo que significa que muchos se ven obligados a sobrevivir con 2.2 dólares al día o menos, mientras que el desempleo afecta al 18.0 por ciento de la población.

Ante estas alarmantes cifras, que según cálculos no oficiales podrían ser aun más graves, traficantes de órganos hacen arreglos con personas pobres para que éstas vendan sus órganos a pacientes que esperan un donante y pueden pagar grandes cantidades.

“Los traficantes de órganos que arreglan los tratos entre los desesperadamente pobres y quienes están suficientemente desesperados para pagar para salvar sus vidas o la de un ser amado, típicamente se congregan alrededor de los hospitales”, indicó Al Yazira.

En el hospital privado Al-Khayal, una de las clínicas más destacadas de Bagdad, especializada en trasplante de órganos, es común ver a los traficantes entre los familiares de los internos, aunque ninguno aceptó a hablar con Al Yazira.

Sin embargo, uno de los clientes dijo haber pagado más de 15 mil dólares a un traficante que contactó afuera del hospital, pese a que la venta de órganos es ilegal en el país.

“(El riñón) nos costó más de 15 mil dólares. La mayor parte fue para los traficantes, quienes se quedan con dos tercios de la cantidad y sólo un tercio es para el donador”, explicó Sadik Hamza, quien buscaba desde hace años un riñón para su primo.

“El gobierno debiera hacer algo para ponerles un alto”, dijo Hamza, aunque reconoció que el dolor de ver a un familiar sufriendo o que está al borde de la muerte hace que cualquier persona se involucre con los traficantes.

El doctor Walid Al-Khayal, el propietario y cirujano en jefe de la clínica en Bagdad, dijo que es imposible para ellos verificar si el donador y el receptor han llegado a un acuerdo financiero por el órgano que los cirujanos están trasplantando.

“Examinamos los riñones del donador para ver si están funcionando y no tienen enfermedades y que puede donar uno de ellos, pero no podemos saber si los están donando o si los venden”, indicó.

La mayoría de los clientes que compran los órganos son iraquíes, aunque la noticia de la venta de órganos en Irak ha provocado un creciente mercado que se difunde por toda la región.

“Ha habido reportes de gente que viaja de todo el Medio Oriente para obtener un órgano, aunque sabe que es ilegal”, concluye el reportaje de Al Yazira.

(Con información de Notimex)

Los comentarios están cerrados.