Mexicana gana concurso de chino mandarín

La traductora habitual en las visitas presidenciales y ministeriales mexicanas a China, la profesora Liliana Arsovska, fue premiada por el Gobierno chino en reconocimiento a su dominio del mandarín.”El chino no es tan difícil. Alrededor de él se ha tejido una gran maraña de dificultad” , declaró Arsovska, nacida en Macedonia hace 46 años y de nacionalidad mexicana, galardonada tras una selección de profesores de mandarín en el extranjero.

“La memoria no se nos da bien en Occidente -señaló al referirse el método habitual de enseñanza en China-. Yo creo que con un método más apropiado y razonado, donde se preste más importancia al significado de los caracteres y se enseñe a jugar con ellos, el chino se puede aprender” , aconsejó Arsovska a quienes se han embarcado en el aprendizaje de esta lengua.

El premio del concurso, llamado “My Chinese story” , consiste en dos años de estudio en China subvencionados por el Hanban, el cuerpo gubernamental ejecutivo del Consejo Internacional del Idioma Chino, un voluminoso trofeo de 5 kilogramos y 10 mil yuanes ( mil .464 dólares) , entre otros regalos.

“Me enteré ayer por la tarde. Mantuvieron todo el proceso bajo un gran secreto”, explicó Arsovska al referirse a la ceremonia grabada por la Televisión Central China (CCTV) , y en la que participaron los últimos 20 finalistas, procedentes de 15 países como Brasil, Australia, Kenia, Hungría, Estados Unidos, Irán, Egipto o España.

Arsovska, casada con un mexicano y madre de dos hijos, es desde 1988 profesora del Colegio de México, en concreto del Centro de Estudios de Asia y África, en el Distrito Federal.

La galardonada estudió mandarín en China entre 1981 y 1985, y además de dedicarse a la docencia del idioma y la filosofía de China en México, viaja con frecuencia al país asiático como intérprete en las visitas presidenciales y ministeriales.

En cuanto al creciente número de hispanohablantes que estudian mandarín, tanto dentro como fuera de China, Arsovska expresó su deseo de que siga aumentando.

“Ojalá cada vez haya más españoles y latinos que vengan aquí a estudiar chino. Falta muchísimo personal, tanto para el sector oficial como para el privado. No hay gente que maneje el chino ni la cultura china, y esto dificulta las relaciones entre ambas partes” , explicó.

Las autoridades chinas calculan que el año próximo cerca de 100 millones de extranjeros estarán estudiando mandarín.

En los últimos años cada vez es más frecuente que estos estudiantes se desplacen a China o recurran a los institutos Confucio en todo el mundo para el aprendizaje de esta lengua, imprescindible para comunicarse en la tercera potencia económica.

En este sentido, la galardonada señaló que la falta de profesionales del mandarín ha afectado a las relaciones entre México y China, un país cuya presencia en los escenarios internacionales es hoy ya imprescindible.

Los comentarios se han cerrado.