Hugo Zendejas/ntrzacatecas.com
Hugo Zendejas/ntrzacatecas.com

San Cristóbal de Las Casas, Chis.- El obispo Luis Felipe Arizmendi Esquivel pidió la prevalencia de la verdad para alcanzar una auténtica justicia en el caso de 40 personas encarceladas por su participación en el caso Acteal, de 1997.

Al referirse a la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) respecto a las imputaciones en contra de esas 40 personas, el clérigo afirmó que la verdad debe prevalecer para lograr una verdadera justicia.

Explicó que si los indígenas acusados por el multihomicidio de Acteal, el 22 de diciembre de 1997, son en verdad inocentes, entonces deben ser liberados.

Por el contrario, sin son culpables, deben aportarse nuevas pruebas para que sean castigados, comentó Arizmendi Esquivel, quien fuera titular de la Pastoral Indígena Latinoamericana e identificado como defensor de los derechos indígenas.

El obispo de San Cristóbal de las Casas recordó que siempre ha condenado el asesinato de 45 personas en Acteal, y dejó también en claro que los responsables no deben quedar libres.

Empero, puntualizó que si ahora algunos son liberados siendo verdaderamente culpables, deben aducirse nuevas pruebas de su culpabilidad y ser detenidos de nuevo.

«Es un crimen que no puede quedar impune», dijo, y aclaró que el hecho de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación encuentre inconsistencias en los juicios, no avala necesariamente su inocencia.

«Una cosa es la inconsistencia jurídica de una acusación, y otra que sean o no culpables en verdad. Puede haber una inocencia jurídica, pero una culpabilidad real. Sin embargo, ésta debe demostrarse jurídicamente, para que la autoridad proceda», reconoció.

Sin embargo, fue tajante al agregar que «si los posibles liberados son culpables del crimen, su conciencia no los dejará tranquilos, aunque presuman de ser inocentes».

«A los hombres se les puede engañar, pero no a sí mismos ni a Dios. La sangre inocente siempre reclamará justicia», sostuvo convencido el obispo de esta diócesis.

Reiteró que «debe esclarecerse la verdad como base para ejercer la justicia. Sin verdad, no hay justicia, sin verdad se cometen injusticias. Por lo tanto, si algunos de los actualmente presos por lo de Acteal, son en realidad inocentes, deben ser liberados».

Si son culpables, como dicen algunos familiares y vecinos de Acteal, agregó, debe demostrarse su culpabilidad, y para ello se han de añadir las pruebas necesarias.

Arizmendi Esquivel dijo que si las instancias de justicia tienen la certeza de que son culpables, y no lo demuestran, o no ratifican sus primeras declaraciones, «las autoridades no puede inculpar a alguien, pues no pueden proceder sin las suficientes pruebas».

Pero si algunos de los que podrían salir libres, o los que en fechas anteriores ya fueron liberados son en verdad culpables, «deben presentarse pruebas fehacientes de su culpabilidad, para que sean nuevamente encarcelados y cumplan su pena», comentó.

De lo contrario, la autoridad no puede mantenerlos presos, pues ella misma se haría responsable de una injusticia, aseguró.

Dijo que por su parte, carece de pruebas concretas de inocencia o de culpabilidad, pero demandó que si alguien las tiene, «que las presente judicialmente, para que sean valederas en un juicio penal. Quien exija justicia, que las presente ante la autoridad judicial».

Arizmendi Esquivel exhortó a la comunidad de Acteal a seguir luchando por la verdad y la justicia, evitando venganzas y nuevas divisiones, que dañen más a las comunidades.

«La verdad, la justicia y el perdón fraterno, son los cimientos de una paz duradera y estable, desde lo profundo de los corazones. Invito a todos a pedir al Espíritu Santo que nos conceda sabiduría, para discernir la verdad y practicar la justicia», concluyó.

(Con información de El Universal)


Los comentarios están cerrados.