Plantea Calderón necesidad de reformas en el ámbito económico

México, D. F.- El presiente Felipe Calderón, durante el mensaje de su Tercer Informe de Gobierno, expuso la necesidad de emprender una nueva generación de reformas para racionalizar la administración de las empresas del sector energético, es decir, lograr una transformación de raíz de las empresas públicas.

Al referirse al sector de hidrocarburos, Calderón Hinojosa, mencionó la necesidad de una segunda generación de reformas para fortalecer a la industria petrolera ,y a Petróleos Mexicanos (Pemex) a fin de recuperar los niveles de producción de crudo.

Y es que en los últimos seis años, dijo, se dejaron de producir 700 mil barriles diarios de petróleo a consecuencia de la declinación de Cantarell.

Este descenso de producción petrolera en valor económico significa haber dejado de percibir 300 mil millones de pesos.

En consecuencia, comentó el presidente de la República, es necesaria una reforma profunda de las finanzas públicas y dentro el ámbito económico, agregó la urgencia de la reforma económica para generar competitividad y empleos.

Finalmente, habló de una reforma al sector de las telecomunicaciones en beneficio de los usuarios de internet y telefonía para que tengan servicios de calidad a precios competitivos.

Además de generar un ambiente de competencia entre los actores, toda vez que este sector es un detonante de desarrollo económico.

(Con información de Notimex)

Una conversación en “Plantea Calderón necesidad de reformas en el ámbito económico

  1. El tercer Informe de Felipe Calderón me pareció tan patético como falaz. Mintió a más no poder, pues pintó un México cuya economía goza de “buena Salud” y luego culpó al “entorno mundial adverso” por el aumento a la pobreza durante su mandato. Además mantuvo un tono triunfalista en la guerra contra el narco. Tal parece que FeliPillo vive en otro país muy distinto a México. O quizás permanece tan aislado en Los Pinos que no le permite ver la triste y cruda realidad que enfrentamos a diario todos los mexicanos. Claro, exceptuando a los pocos super ricos y los políticos dueños y señores del país.