Entre el futbol y los futbolistas profesionales de Argentina, Brasil y México hay sólo una diferencia: El tamaño del negocio… y las mafias (dijo Andej) que lo controlan.


Los comentarios están cerrados.