Ojalá algún día, de veritas, los gobiernos hicieran a un lado los colores partidistas…

Ni que estuviéramos en Israel.


Los comentarios están cerrados.