Agencias
Agencias

La diputada federal Enoé Uranga, reconoció que en 2003, cuando impulsó la Ley de Convivencia, el entonces jefe de gobierno, Andrés Manuel López Obrador, presionó a los partidos políticos a no aprobar la ley.

La entonces diputada de la Asamblea Legislativa, era la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y fue la principal impulsora de dicha ley, según cuenta en entrevista que será transmitida esta noche por MVS Radio,.

En la entrevista que será difundida esta noche en el programa “Caras de la Ciudad”, la legisladora expresó que AMLO hizo gran presión en todos los grupos parlamentarios para evitar que se aprobara.


Los comentarios están cerrados.