Staff/ntrzacatecas.com
Staff/ntrzacatecas.com

Florencia de Benito Juárez. Una de las tradiciones y costumbres más arraigadas del sur del estado de Zacatecas son las famosas gorditas de horno, principalmente en los municipios Florencia de Benito Juárez, Atolinga y Teúl de González Ortega.

Este delicioso alimento es elaborado al interior de las familias, sobre todo en los días de festividades regionales, ya que los “hijos ausentes” lo buscan de forma común, lo que se ha vuelto una tradición.

En su preparación participan desde los padres de familia, quienes acarrean la leña desde un día antes y prenden el horno, la mujer, en el amasado de la harina, y hasta los niños, que ayudan a sus mamás a juntar la hoja de roble.

Las gorditas de horno requieren auténtica leche de vaca, que, al ser extraída del animal, se endulza con piloncillo o azúcar morena; se mezcla con harina de trigo hasta formar una masa homogénea.

Algunas mujeres suelen endulzar el producto con saborizantes como la vainilla o miel, y otras agregan la nata que han conservado desde días anteriores para después colocarla en la sartén de las gorditas.

Después de un día de arduo trabajo para toda la familia, se disfruta de las sabrosas gorditas de horno, puestas en hoja de roble, con lo que se da un sabor campestre y tradicional a los hogares del sur zacatecano.


Los comentarios están cerrados.