Agencias
Agencias

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) exhortó el domingo a los dirigentes nacionales del PRD a “quitarse la máscara” y les exigió expliquen los acuerdos y compromisos contraídos con el presidente Felipe Calderón Hinojosa en materia de alianzas electorales.

Así, durante el cuarto día de su gira proselitista por el estado de México, López Obrador aseguró que el PRD nació para transformar la vida pública de México y “no para ser palero de la mafia de la política, como lo son sus dirigentes”.

Indicó que el presidente nacional del PRD, Jesús Ortega, acordó con el Ejecutivo un pacto con miras a la contienda del 2011 por la gubernatura del estado de México, por lo que anunció que recorrerá los 125 municipios mexiquenses para demandar que la Dirección Nacional exponga a militantes, simpatizantes y ciudadanía, el contenido de los acuerdos suscritos con el presidente Calderón.

Reiteró su compromiso de construir una alianza desde abajo y con el pueblo, para postular a un candidato de la gente al gobierno mexiquense, y que se solicitará al PT o Convergencia que facilite el uso de las siglas de partido para registrar al abanderado al gobierno mexiquense, porque “nosotros no vamos a esa alianza”.

En presencia de legisladores, dirigentes estatales y locales del PRD, PT y Convergencia, expuso en Luvianos, Amatepec, Tlatlaya y Tejupilco las razones por las cuales se opone a las alianzas electorales con el PAN.

“En primer lugar, porque el partido albiazul es una fuerza de derecha, un partido de caciques y retardatario, al servicio de la mafia de la política; y segundo, porque no hay diferencia entre el PRI y el PAN. Ambas fuerzas se aliaron para imponer a Carlos Salinas en 1988 y a Felipe Calderón en 2006”, recordó.

López Obrador reiteró que ambos partidos certificaron, a través de sus legisladores, el Fobaproa, lo cual se traduce en un “grupo de banqueros en desgracia, y los aumentos al IVA y a los precios de las gasolinas, el gas, el diesel y la energía eléctrica”.

Señaló que el gobierno federal, la mafia del poder, gastó 650 millones de pesos durante los festejos del Bicentenario de la Independencia, además de que la noche del 15 de septiembre se reunieron sus integrantes en Palacio Nacional para compartir la misma mesa y “comieron en el mismo plato el ex presidente Carlos Salinas y el gobernador Enrique Peña”.

Al llegar a Amatepec, el ex candidato presidencial del PRD señaló que Peña es un “funcionario al servicio de los 30 barones del dinero, convertido ahora en el candidato presidencial de la mafia de la política, del poder y del dinero, con Salinas como jefe de campaña y Televisa como el ente encargado de la propaganda”.

En Tlatlaya y Tejupilco insistió en el rechazo a las alianzas y dijo que ya son tiempos de definiciones, porque si quieren imponer una, “voy a pintar mi raya y vamos a construir una alianza desde abajo, con el pueblo”.


Los comentarios están cerrados.