Martha Izquierdo/Agencia Reforma
Martha Izquierdo/Agencia Reforma

CIUDAD IXTEPEC, Oaxaca.- Una caravana de activistas y migrantes partió a bordo del ferrocarril conocido como «La Bestia», a fin de llegar a la Ciudad de México para participar en la marcha por la paz convocada por el poeta Javier Sicilia.

Los activistas esperaron toda la noche y parte de las primeras horas de este miércoles a que el tren realizara las maniobras en Salina Cruz y regresara a esta ciudad para partir rumbo a Medias Aguas, Veracruz.

Rubén Figueroa, del Movimiento Mesoamericano de Migrantes, informó que estuvieron atentos para abordar «La Bestia» hacia Medias Aguas,Veracruz, a fin de llegar hasta Puebla y de ahí viajar en autobús a la Ciudad de México para estar presente en la movilización.

«Los migrantes también están en contra de la violencia, de los crímenes, de la violencia que viven en carne propia en su paso por el País, por eso se unen a esta marcha», dijo.

Figueroa mencionó que la violencia que se vive en México ha alcanzado a los migrantes que viajan por el País hacia Estados Unidos, buscando una vida mejor para ellos y sus familias.

Han caído, sostuvo, en las garras de la delincuencia organizada, de narcotraficantes que se han adueñado de la ruta del migrante, de autoridades corruptas de los tres niveles de Gobierno y de todos y cada uno de los cuerpos policiacos.

«Todo esto ha desencadenado un incesante genocidio, masacres continuas, ¿Cuántos San Fernandos desconocidos existen en los estados de Tabasco, Chiapas, Oaxaca y Veracruz?», cuestionó.

El activista expuso que el Instituto Nacional de Migración ejecuta el mayor número de aseguramientos en los estados  del sureste y se ha comprobado que muchos de sus agentes tienen vínculos con la delincuencia organizada.

Son esos agentes, advirtió, los principales responsables de la inseguridad y de obligar a los centroamericanos a caer en manos de las bandas delictivas y organizaciones criminales transnacionales.

Figueroa dijo que ante la posición del Gobierno de México de que traslada la culpabilidad hacia el crimen organizado, exigen enérgicamente un cese a los ataques contra los migrantes centroamericanos.

«Mientras que el Gobierno pone las excusas, los migrantes que transitan por México han puesto los muertos, los secuestrados, las y los violadas. Hoy día nos unimos a la consigna del poeta morelense, los migrantes centroamericanos también estamos hasta la madre y es por ello que caminaremos codo a codo por un México en el que se respete y se valore la vida y la dignidad humana», manifestó.

En su camino a la Ciudad de México, los activistas prevén realizar acciones en Medias Aguas, Tierra Blanca y Orizaba, en Veracruz, y en Puebla se unirán a la caravana que se trasladará a la marcha nacional por la paz del 8 de mayo en la Capital del País.


Los comentarios están cerrados.