Agencias
Agencias

Santiago.- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, inició hoy una semana de vacaciones en una isla de Italia, en el mar Mediterráneo, mientras en el país crece la tensión social a raíz de las protestas que mantienen diversos sectores sociales.

El mandatario chileno inició su periodo de descanso en compañía de su esposa Cecilia Morel y de sus hijos Magdalena, Sebastián y Cristóbal, quienes viajaron sin sus respectivas parejas, además de su única nieta, Antonia.

El descanso de Piñera, sin embargo, será “relativo”, ya que fuentes cercanas al gobierno dijeron que el mandatario estará en permanente comunicación con sus ministros y asesores más directos, que le informarán de la coyuntura política y social del país.

Además de los informes de prensa diarios, Piñera monitoreará el curso de los conflictos políticos en el seno de su coalición de gobierno, en particular en torno a la regulación de parejas de hecho, incluidas las gay, tema que ha divido al oficialismo.

El jefe de Estado seguirá además de cerca el desarrollo de las protestas anunciadas para los próximos días en Chile, tanto de grupos ecologistas como de federaciones de estudiantes universitarios y sindicatos.

Para este sábado, grupos ambientalistas convocaron a una masiva marcha contra la aprobación del gobierno a la construcción de cinco centrales hidroeléctricas en la Patagonia chilena, lo que ha generado una ola de indignación ciudadana en el país.

Además, para el próximo miércoles se anunció un paro nacional universitario, en reclamo de una mayor preocupación del Estado por los problemas de financiamiento y de atención a los estudiantes en la enseñanza de nivel superior.

La agenda político-social del país se tensiona también por la situación de cuatro dirigentes indígenas que permanecen en huelga de hambre desde hace más de dos meses, para protestar por el fallo que los condenó a 25 años de prisión por el ataque a un fiscal.

En el ayuno participan los dirigentes mapuches Héctor Llaitul, Jonathan Huillical, José Huenuche y Ramón Llanquileo, que fueron condenados a penas de entre 20 y 25 años de prisión por el ataque en 2008 al fiscal Mario Elgueta, quién salió ileso del atentado.

La situación de salud de los cuatro huelguistas se agrava día a día, mientras se espera que la Corte Suprema de Justicia resuelva el próximo viernes si confirma la absolución de los mapuches, ya acordada por un tribunal de la sureña ciudad de Concepción.

Pero el presidente chileno también afronta “nubarrones” en el plano familiar, ante el escándalo que ha provocado la ruptura matrimonial de su hermano Miguel Piñera, un conocido cantante y empresario de la bohemia santiaguina.

La ruptura sentimental de “El Negro”, como se conoce a Miguel en la farándula local, y la modelo argentina Belén Hidalgo sumió al hermano menor del mandatario en una fuerte depresión, que desde hace un mes lo mantiene internado en una clínica siquiátrica capitalina.


Los comentarios están cerrados.