Staff/ntrzacatecas.com
Staff/ntrzacatecas.com

El más reciente análisis mensual de precipitaciones realizado por  Comisión Nacional del Agua (Conagua) indica que Zacatecas las precipitaciones pluviales están 90 por ciento por debajo de lo registrado en otros años.

En esta condición se suman los estados de Aguascalientes, Baja California Sur, Colima, Chihuahua, Durango, Nayarit y Sinaloa.

Mientras que en el resto del país el déficit en lluvias es sólo de 40 por ciento.

El reporte de la dependencia federal elaborado en coordinación con el Servicio Nacional Meteorológico (SMN) reportan que durante los pasados ocho meses se han registrado la ausencia de lluvas en el norte y noreste del país.

Por ello, el director de la Conagua, José Luis Luege, informó que desde la semana pasada se proporcionó a autoridades federales el diagnóstico de la situación y dos posibles escenarios climatológicos.

Con base en los datos del SMN se plantea la posibilidad de una declaratoria de desastre por sequía extrema o grave en el norte del país, si en los próximos días se registran lluvias.

“Si tomamos en cuenta todo el periodo de estiaje -de octubre 2010 a abril 2011 más los días acumulados de mayo- estamos 60 por ciento por debajo del promedio de lluvia”, alertó el funcionario federal.

Agregó que para esta semana ya deberían de haberse presentado algunas lluvias en diversos puntos del país, sin que esto haya sucedido.

Por ello, la Conagua solicitó a la Secretaría de Gobernación y a la Presidencia de la República realizar una reunión urgente para analizar la situación de la sequía.

El informe entregado contiene los promedios históricos de lluvias de los últimos meses, el análisis que se realiza en conjunto con Estados Unidos en materia de sequía y el pronóstico de precipitación con dos escenarios.

El primero, según Luege el más probable, prevé que en las próximas semanas lloverá 2 por ciento por encima de la media anual.

En el segundo escenario lloverá 7 por ciento por debajo de la media.

“Este escenario es el que nos preocupa, porque el impacto llegaría hasta 2012, porque comenzaríamos un año seco y habría que tomar acciones para las temporadas de siembra”, apuntó el funcionario.

 


Los comentarios están cerrados.