Agencias
Agencias

Nuevo Laredo, Tamps.- Un total de 183 pacientes con diagnóstico de diabetes juvenil ha detectado este año el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en esta frontera.

La directora de la Unidad de Medicina Familiar 78, Alicia Castro Ramírez, dio a conocer que en base a estadísticas en décadas pasadas, éstas cifras son mayores a las anteriores en donde “cuando mucho había alrededor de siete pacientes con este padecimiento en toda la población que manejaba el IMSS”.

Explicó que dicha enfermedad va de la mano con obesidad infantil, así como los trastornos del metabolismo de las grasas que se presentan tanto en el niño y el adolescente “en pacientes menores de 18 años”.

«Nuestro estado tiene una tasa de obesidad en jóvenes por encima del nivel mundial, esto nos hace que ocupemos el primer lugar en obesidad a nivel de adolescencia», comentó.

Precisó que los muchachos debutan con su diabetes aproximadamente a los 13 años de edad, por lo que a partir de esa fecha generalmente lo hace con un cuadro severo grave.

“La primera vez se que se detecta la enfermedad, los niños terminan internados con una terapia intensiva”, resaltó

Destacó que muchos pacientes fallecen por esa causa, pues la última estadística arrojó que se presentaron tres casos de muerte en adolescentes, mismos que tenían problemas de sobrepeso o problemas de obesidad el año pasado.

Reveló que uno de los síntomas de la diabetes juvenil es el oscurecimiento de la piel a nivel del cuello, así como la presentación de una sensación de hambre voraz, posteriormente la persona empieza a orinar en cantidades exageradas.

La doctora manifestó que así mismo el paciente empieza a tener mucha sed, esos son los datos de alarma que se debe tener siempre muy presentes, para que de inmediato se tenga que acudir con él a un servicio de urgencias.

Indicó que ante esas evidencias no se debe perder tiempo, la etapa donde se presentan esos síntomas se le conoce como «luna de miel», ya que generalmente se presenta una elevación de entre los 700 a 1000 gramos de glucosa.

«Hay quienes llegan con una elevación que rebasa los mil, esos son casos muy graves que pueden inclusive desencadenarse en muerte, por lo tanto estamos hablando de un incremento muy superior de siete casos anuales”, dijo.

Agregó que los pacientes que tienen diabetes juvenil, su tratamiento es a base de insulina, muchos de esos pacientes en edad muy temprana de no llevar un control adecuado en cuanto a su alimentación y tratamiento, vienen las complicaciones renales, visuales y circulatorios.


Los comentarios están cerrados.