México, oro, Banxico
México, oro, Banxico

MÉXICO, DF.- México tiene desde hace varios meses un «escudo» de oro.

En lo que va del año, Banxico compró 100 toneladas del metal, equivalentes a 5 mil 300 millones de dólares, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del propio Banco central.

La medida, de acuerdo con expertos, fue una medida inteligente de protección y diversificación de las reservas internacionales.

La apuesta por el metal dorado convierte al Banxico en el principal comprador de oro en el mundo, seguido de los bancos centrales de Rusia, Corea y Tailandia que compraron, entre los tres, una cantidad similar a la de México.

En julio de 2010 el banco central reportaba apenas 295 millones de dólares de la reservas en oro, volumen que se ha multiplicado por 18 veces en un año.

Ricardo Medina, director de comunicación de Banxico, dijo que fue en marzo de este año cuando se realizó esa compra, la cual forma parte de la estrategia de diversificación de los activos internacionales.

En lo que va del 2011, los bancos centrales de las economías emergentes han comprado casi 180 toneladas de oro, más del doble de las 73 toneladas adquiridas a nivel global a lo largo de 2010.

El precio al contado del metal ha subido más de 17 por ciento este año, a mil 672 dólares por onza, impulsado principalmente por la incertidumbre y el nerviosismo generado entre inversionistas por el impacto de las deudas de los países desarrollados sobre sus economías y por su lento crecimiento.

Y es que los mercados financieros globales ya no son un refugio seguro de las inversiones.

Ayer en Estados Unidos, el Dow Jones, el indicador más importante del mercado bursátil, terminó con una ganancia marginal de 0.25 por ciento, luego de ocho jornadas con pérdidas.

Ese desempeño igualó el periodo de pérdidas registrado en octubre de 2008, cuando inició la última crisis financiera.

Joel Virgen, coordinador de estudios económicos de Banamex, indicó que se está dando un buen uso a la política monetaria, pues el oro equivale a comprar un seguro que beneficia a la economía de forma indirecta y genera señales de estabilidad.

«Es como comprar un seguro. Ojalá que nunca lo utilices, pero puedes andar más tranquilo por la vida», señaló.

El oro, junto con los valores del Tesoro de Estados Unidos y los del Gobierno alemán son los refugios más recurridos en tiempos de inestabilidad en los mercados, detalló, por lo que es una buena forma de diversificar el riesgo.

Adicionalmente a estos beneficios, mantener el oro en las bóvedas del Banxico no genera costos como sí lo hace la compra de monedas extranjeras, a las que hay que «esterilizar» por medio de la emisión de bonos y mantener los niveles de liquidez.


Los comentarios están cerrados.