Agencias
Agencias

Guadalajara.- La mexicana Luz Mercedes Acosta se quedó con la medalla de bronce tras una competencia asombrosa dentro de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011, y de esta manera superó lo realizado hace cuatro años en Río de Janeiro 2007, cuando se quedó a un paso del podio.

La ganadora fue la canadiense Christine Girard, mientras que la medalla de plata quedó en poder de la colombiana Nisida Esther Palomeque.

Apenas salió a la tarima del gimnasio CODE II, en Tlaquepaque, y la sonorense destiló confianza de que estaba en su momento de consagrarse en la división de los 63 kilos.

Parte Uno: El arranque en sus tres intentos. La juvenil peruana Silvana Saldarriaga termina con 74 kilogramos. Van en ascenso los pesos y la ecuatoriana Martha Malla a escena, inestabilidad con 85 y va por el segundo intento y lo hace. Luego la chilena Leslie Armijo alza 86 y 90, va por 95 y se dobla. Se va con 90.

El domo explota porque la mexicana Luz Mercedes Acosta con 100 kilos y los da. La colombiana Nisida Palomeque con el mismo peso y a pesar de un ligero titubeo lo hace. La canadiense Christine Girard se asume con la favorita, pide 101 y más ligera lo alza para mejorar la marca panamericana, de manera momentánea.

La sonorense no se queda atrás y pide 103, saca el pecho. “Vamos, vamos”, dice su entrenador y levanta su intento. Palomeque al quite, pero a pesar del esfuerzo no completa su hazaña y va por el tercero, aquí es cuando las rodillas gritan, la atleta de ébano fracasa. Y se va con 100.

La pelea está entre la canadiense y la mexicana. Girard va por 104 y lo pasa con asombro, pero Acosta pide 105 en su tercer intento y con suma facilidad lo hace. La representante del país de la “hoja de maple” solicita 106 y logra nueva marca panamericana. El anterior era de 100 en poder de la colombiana Leide Solis, en Río de Janeiro 2007.

Al final queda primero la canadiense con 106, luego la mexicana con 105 y en tercero la colombiana con 100.

Parte dos: El envión. Aquí la película se hace cada vez más dramática, y es que los músculos ya piden a gritos el reposo, la espalda el razonamiento y las rodillas quieren que la carga termine, ya no soportan tantos kilos.

La canadiense quiere más y otro récord, y es que tiene en su poder la marca en envión de 127 kilos, pero la mexicana, medallista en Mayagüez 2010 y octava olímpica, no se intimida.

Y va la recta final. El ambiente en las tribunas en todo su esplendor. El yucateco Lino Montes, medallista en Guadalajara 2011, comanda la porra hacia la sonorense. Sale la joven Saldarriaga con 91 y la libra, ahora 96 y cierra con 100 para totalizar 174.

La chilena Armijo con 107 y 111, e intenta culminar con 116 pero no puede. Termina con un total de 201 (90-111); la ecuatoriana pide 110 y a pesar de alzarlo no es bueno. Repite y se recupera, va por 117 y ya no puede. Hace un total de 195 (85-110).

Aquí el guión ya es de suspenso. Luz Acosta pide 120, lo supera. Gerard va a 125. El mismo peso es para la mexicana. La tensión aumenta y lo hace. La colombiana quiere el oro y va por 126. El turno de Acosta en su tercer y último intento con 127. Y no le alcanza. 230 (105-125). Tiene en su poder el bronce.

Va la canadiense con 129 en su segundo, sin problemas con nueva marca panamericana, pero aún no se termina. Palomeque con 130 en la barra y bate la marca. El título lo definirán entre la colombiana y la canadiense.

Girard en su última salida con 132, el esfuerzo se nota en su rostro y lo hace. Suma 238 (106-132) y parece que tiene el oro, pero falta Palomeque con 135, quien lo hizo pero quedó a un paso de la gloria, pero puede presumir la plata con un total de 235 (106-135).


Los comentarios están cerrados.