Agencias
Agencias

Madrid.- El vino mexicano ha alcanzado tal nivel que puede participar “sin ningún rubor” en cualquier concurso mundial de vinos de gran prestigio, afirmó la enóloga española María José Mijares y García Pelayo.

El único problema es que los costos de producción son muy altos en México y entonces en los mercados, los vinos mexicanos se tienen que codear con vinos minoritarios, indicó Mijares, directora técnica de la VII edición del Concurso Internacional de Vinos y Espirituosos.

La experta consideró que el vino mexicano nunca podrá tener una relación calidad-precio ventajosa en Europa porque es muy cara la producción, por lo que se tiene que buscar un consumidor de élite.

“Nunca el vino mexicano va a entrar en España en competencia mayoritaria con el vino español, pero sí (lo puede hacer si) va a venir un consumidor de élite que además se ampare en la cocina mexicana, que es una de las cinco primeras del mundo”, dijo.

Al referirse a la VII edición del Concurso Internacional de Vinos y Espirituosos, que tiene lugar en Sevilla y en el que participan 24 vinos mexicanos, Mijares señaló que están presentes marcas y catadores de casi 20 países.

“El jurado está compuesto de los catadores más prestigiosos de los países más importantes de Europa e Iberoamérica, de los más importantes concursos internacionales del mundo, y los demás son comercializadores”, subrayó.

Destacó que ese es el valor que tiene el concurso como marketing, pues por una parte está el rigor científico del nivel de los catadores y por otra parte el interés comercial.

“Para el país que participa, además de promocionar su vino desde este punto de vista, vende”, agregó Mijares, quien es vicepresidenta de la Unión de Sumilleres y desde hace 10 años preside el Concurso de Vinos de Ensenada, en el estado mexicano de Baja California.

 


Los comentarios están cerrados.