Alejandra Alonso
Alejandra Alonso

El delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), José Ramón Medina Padilla, informó que se continúa con el programa de abastecimiento de agua potable a más de mil comunidades afectadas por la sequía.

El funcionario federal informó que, a la fecha, se han invertido 3.8 millones de pesos en este esquema y que las comunidades, ubicadas en 21 municipios, fueron seleccionadas con base en información proporcionada por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En contraste, el director general de la propia Conagua, Enrique Morán Faz, aseguró que no se trata de un programa especial, sino que es un esquema que se aplica regularmente cada año, y que sólo llega a 4 por ciento de la población del estado.

Adelantó que la Federación buscará instalar tinacos de 10 mil litros en aquellas comunidades en las que, debido al bajo número de habitantes, resulta demasiado caro llevar la red de abastecimiento de agua potable.

No obstante, Medina Padilla insistió en que el programa está dirigido a quienes carecen de agua potable a consecuencia de las condiciones climáticas de los últimos años y explicó que la dotación del vital líquido es para uso humano y no para consumo animal, de riego o de otro tipo.

Advirtió que la sequía, calificada como una de las más difíciles en los últimos años, ha traído como consecuencia la implementación de este tipo de medidas que buscan evitar enfermedades gastrointestinales o deshidratación.

Medina Padilla informó que la Sedesol ha atendido, a través de este programa, a alrededor de 10 mil personas en más de mil comunidades de municipios como Atolinga, Genaro Codina, Jerez, Fresnillo, Guadalupe, Nochistlán, Tlaltenango, Teúl de González Ortega y Villa de Cos, entre otros.

Esto ha sido posible mediante pipas que distribuyeron el vital líquido en las viviendas de cada una de las comunidades, donde a los beneficiarios se les dotó de un tinaco en el que pudieran almacenarla; en ese sentido, el funcionario explicó que sólo se paga el traslado del vital líquido, ya que adquirir las pipas sería muy costoso.

Debido a las condiciones que se enfrentan por la falta de agua, se pretende continuar con este programa durante algunos meses del próximo año.

Mientras, el director general de la Conagua, Enrique Morán Faz, explicó que 87 por ciento del agua que se gasta es de uso agrícola, mientras que la parte restante es para uso doméstico e industrial, por lo que no hay riesgo de que la sociedad carezca de este vital líquido.

Dijo que 96 por ciento de la población se dota de este servicio mediante redes de agua potable, mientras que al restante se les brinda el servicio a través de pipas que manejan los organismos operadores en los ayuntamientos.

Para ello, la Conagua cuida que las pipas que se mandan a las comunidades estén en condiciones adecuadas y que, además, de forma frecuente se entregan a los organismos pastillas clorinadoras.

El funcionario indicó que, en el estado, son en total 32 mil habitantes en 3 mil comunidades que no cuentan con una red de agua potable, que lo más fácil para las autoridades sería reubicar a estas personas, ya que hay lugares donde solo viven una o dos familias.

Esto por el costo que representa hacerles llegar el agua, no obstante, este sector –que representa 4 por ciento de la población en el estado–, pretende ser atendido durante el próximo año a través del Programa Agua Potable y Saneamiento en Comunidades Rurales (Prossapys).

La idea es instalar tinacos de 10 mil litros y trabajar en coordinación con los organismos operadores, para que sean ellos quienes se encarguen de proveer el vital líquido.


Los comentarios están cerrados.