René Fernando Lara Cervantes
René Fernando Lara Cervantes

Para cerrar el maratón de festividades que inició con la celebración a la Virgen de Guadalupe y pasó por la Navidad y Año Nuevo, llega el Día de los Reyes Magos. Según la tradición, tras el nacimiento de Jesús, los Reyes Magos acudieron a él para rendirle homenaje y entregarle obsequios significativos: oro incienso y mirra.

Actualmente se celebra el Día de Reyes con la tradicional rosca, mientras los niños, en el mejor de los casos, reciben regalos. Los más comunes son juguetes, al inicio eran un producto artesanal, hoy convertidos en una industria de alta tecnología, operada bajo los paradigmas de la economía neoclásica. La sonrisa de un niño tiene un precio y está sujeta a los factores que determinan la oferta y la demanda de juguetes, por ello sería conveniente preguntarse: ¿cuáles son las características y condiciones del mercado mexicano de juguetes?

Adolfo Lozano, de 7 años, radica en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, y maneja con maestría su Play Station Portable; no sólo eso, domina con pericia las diversas consolas de la industria de videojuegos, no importa si es Nintendo, Microsoft o Sony”, relata El Universal, en un artículo sobre la industria juguetera, que lleva algunos años presentando cambios radicales, principalmente por el lado de la demanda, donde los hábitos y exigencias del consumidor se han modificado bruscamente.

Se estima que el mercado de juguetes de nuevas tecnologías, sobre todo de los videojuegos, se expanda alrededor de 14 por ciento. Es una realidad que los niños han dejado de jugar en espacios abiertos, y generado un mercado tan cambiante y sensible a alzas de precios que ponen al borde de la barranca a la industria tradicional del juguete. Esta amenaza para los productores mexicanos, es también una gran oportunidad para las grandes jugueteras extranjeras.

Según El Economista, el mercado mexicano de juguetes está valuado en 2 mil 100 millones de dólares, en el cual estima el Inegi hay cerca de 32 millones de niños y donde cada niño representa un valor promedio de 350 pesos anuales, según la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (Amiju), cifra nada despreciable.

A su vez, el diario Milenio reporta que grandes fabricantes de juguetes como Mattel, Hasbro y Lego consideran a México como uno de sus principales mercados, en el cual producen y además obtienen ingresos considerables. La Amiju calcula que las empresas extranjeras tienen una participación mayor a 65 por ciento del mercado nacional, ello significa que siete de cada 10 juguetes vendidos en México son de procedencia extranjera, ya que dichas firmas extranjeras acaparan mil 300 millones de dólares de los 2 mil 100 millones de dólares mencionados con anterioridad.

Sólo daré un ejemplo, en 2010 la multinacional Mattel reportó 868 millones de dólares de ingresos por sus operaciones en América Latina, dónde México y Brasil fueron sus principales mercados. La presencia de estas multinacionales coloca a México como el tercer exportador de juguetes del mundo, detrás de China y Brasil, y como uno de los cinco países más importantes en la fabricación de sus juguetes.

Su existencia se debe en gran medida a la apertura comercial de México en los 90, cuando se abrió el mercado con el TLCAN. Entonces existían 320 empresas jugueteras, de las cuáles 250 desaparecieron casi de inmediato, así lo refiere CNN Expansión, al no ser capaces de competir con la industria juguetera internacional. Actualmente hay 76 fabricantes de juguetes en México, entre pequeños, medianos y grandes, quienes no tuvieron otra opción que reinventarse y elaborar nuevos productos, lo que nos hace suponer que la reputación de México en el mercado mundial de juguetes es ostentada sobre todo por las grandes empresas extranjeras que operan en territorio nacional.

Pero los gigantes de esta industria no son el único problema que enfrenta la industria nacional. La “piratería” es otro asunto delicado ya que se esperaba que en 2011 ésta obtuviera ingresos por 200 millones de dólares, cifra que es el doble de lo que facturaría el comercio formal. La mayoría de esta mercancía ilegal es de origen chino y llega a representar hasta 90 por ciento del mercado doméstico.

Según La Jornada (nacional), algunos legisladores han señalado que el contrabando chino se incrementa por la falta de un Tratado de Libre Comercio para definir reglas y sanciones, y por si fuera poca cosa, este año se eliminarán las cuotas compensatorias a los productos de ese país asiático; lo que de acuerdo con los industriales del juguete traerá una entrada indiscriminada de juguetes de origen chino. Los productos con las características de los chinos, muy baratos y de baja calidad, ponen en jaque a la vapuleada industria mexicana del juguete, expuesta a una posible pérdida masiva de empleos y de competitividad, y a una crisis económica que la empuja aún más a la quiebra, por la cancelación de pedidos, debida a la contracción en la demanda de los compradores.

Los jugueteros mexicanos son un ejemplo más de lo que la apertura comercial salvaje puede provocar, y más sobre una industria con marcada estacionalidad, ya que 80 por ciento de sus ingresos anuales se registran entre el 5 de diciembre y el 6 enero. Las cifras de las proporciones de mercado que se llevan los extranjeros son escalofriantes, además vivimos un espejismo, ya que en el mercado mundial de juguetes presumimos una reputación que no nos pertenece, y ni qué decir de nuestras autoridades, las que con conocimiento y causa buscan dejar a los jugueteros mexicanos como el chinito, “nomás milando” cómo se llevan su tajada del pastel los juguetes provenientes de Asia. Hasta la próxima semana.

 

lararene83@yahoo.com.mx


Nuestros lectores comentan

  1. jo jo jo jo jo ( y no es “santoclos” sino los que meten los juguetes chinos a México ) Definitivamente deacuerdo en la mayoría y sip, todo apunta a la desaparición de las empresas jugueteras nacionales, pero por alguna extraña y mística razón eh notado existe una inercia que las deja mal heridas y tambaleantes pero vivas, tristemente sería ilusorio en términos prácticos hacer competir a la casi inexistente industria de los videojuegos mexicos con la Norteamericana o la Asiática ( principalmente Corea y China ) triste realidad pero no les mentiré, me encantan los videojuegos hechos en el extranjero, porque? los millones y millones que invierten en hacerlos entregan un producto excelente.