Agencias
Agencias

México.- El comisionado nacional de Áreas Naturales Protegidas, Luis Fueyo, reconoció que se atienden las consecuencias que ocasiona la sequía pero no hay prevención, como impulsar conservación de humedales y frenar la sobreexplotación acuífera.

Entrevistado durante la inauguración del Quinto Curso Internacional de Conectividad y Gestión de Áreas Protegidas en el Corredor Biológico Mesoamericano, destacó que 64 de las 174 áreas naturales protegidas en México se encuentran en riesgo por la sequía.
Fueyo Mac Donald resaltó que con acciones preventivas, que incluyen destinar más recursos, los costos de los daños serían menores, pues se calcula que entre cinco y 10 veces es mayor el precio por reparación que por conservación y protección.

El titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) advirtió que “hemos estado haciendo frente a problemas que nos provocan sequías, inundaciones, ciclos, huracanes, estamos atendiendo las causas, pero no estamos siendo preventivos”.
En ese sentido sostuvo que la conservación de humedales en México debe ser prioridad nacional, porque están íntimamente vinculados a la conservación del agua; “es a través de los humedales que podemos tener acceso al agua en muchos poblados y de recarga de mantos freáticos”.

En la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el funcionario de la Conanp insistió que se tiene que aspirar a tener la totalidad de los humedales protegidos y no desarrollar estrategias que los sequen.

Sólo con la conservación, insistió, se puede lograr potencializar el agua para en un futuro contar con el almacenamiento necesario, lo cual también ayuda a frenar los efectos del cambio climático.

“Si invirtiéramos en la parte de conservación, podríamos hacer frente a una sequía. Si nuestros acuíferos estuvieran recargados y no sobreexplotados, estaríamos haciendo frente a estos procesos naturales. Si logramos conservar sitios donde se desarrolla fauna silvestre que podemos aprovechar de manera alternativa”, sostuvo.

Respecto a las áreas naturales protegidas que están amenazadas, Luis Fueyo Mac Donald detalló que representan ocho millones de hectáreas que se ubican en los estados que enfrenta este problema en forma más alarmante: Chihuahua, Coahuila, San Luis Potosí, Zacatecas, Durango, Aguascalientes y Querétaro.


Los comentarios están cerrados.