Agencias
Agencias

México.- La Cineteca Nacional programó la Primera Semana de Cine Mexicano Independiente (SMI), a fin de fortalecer la exhibición y difusión del Cine Mexicano de calidad y en particular de aquellas propuestas más experimentales y arriesgadas que no encuentran cabida en los circuitos comerciales, sobre todo para apoyar a las producciones independientes creadas en México.

La Cineteca exhibió este ciclo primero en el interior de la República Mexicana, es decir, que la muestra llegó en mayo a Monterrey, Nuevo León, para viajar en junio a Tijuana, Baja California, y Durango; mientras que en julio estuvo en Oaxaca y Cuernavaca, Morelos.

Conaculta Cine, a través de la Cineteca Nacional, anunció que por primera vez, un ciclo dedicado a la creación nacional contemporánea se exhibirá este mes en el extranjero.

La Semana de Cine Mexicano Independiente (SMI), que en una alianza con la empresa Cinépolis, llegará a partir del 14 de septiembre a cinco ciudades de Centroamérica: Guatemala, Guatemala; San Salvador, El Salvador; Honduras, Tegucigalpa; San José, Costa Rica; y Ciudad de Panamá, Panamá.

La SMI culminará su recorrido por Guadalajara, Jalisco, y San Luis Potosí, para llegar a la Ciudad de México, a las pantallas de las sedes alternas de la Cineteca el 19 de septiembre, con el estreno del filme de Maryse Sistach, “Lluvia de Luna”. La Semana se exhibirá de manera simultánea en Cinépolis Universidad y Cinépolis Diana.

La programación está conformada por nueve largometrajes de producción reciente, entre los que destacan “El sueño de Lu” (México, 2011), “Lluvia de luna” (México, 2011) y “Paraísos artificiales” (México, 2011).

Esta muestra exhibe también cintas cuyo contenido gira entorno a problemáticas sociales, como el caso de Iria Gómez Concheiro, quien realiza una denuncia acerca de la falta de oportunidad de los jóvenes en la Ciudad de México con “Asalto al cine” (2011).

Destaca también el documental de Everardo González, “Cuates de Australia” (2011), un íntimo retrato de una población amenazada por la sequía ante la desidia del gobierno.

Los levantamientos armados también están presentes en los cineastas mexicanos como sucede en “Los últimos cristeros” (México-Holanda, 2011), de Matías Meyer, filme histórico basado en la novela Rescoldo: “Los últimos cristeros”, de Antonio Estrada. “Guerra Cristera”, un movimiento popular al que busca dotar de un sentido más allá de la religión. “Lecciones para una guerra” (2011), de Juan Manuel Sepúlveda.

Durante el desarrollo de la Semana en las diversas sedes de México, se contará con la presencia de algunos de los cineastas que podrán compartir sus experiencias con el público asistente en esta muestra que busca convertirse en un ciclo anual.

Además de un proyecto que genere un sentido de pertenencia y arraigo, así como en una ventana para la difusión del cine a nivel nacional e internacional.


Los comentarios están cerrados.