Revelan plan Talibán para atacar a prensa que cubrió el caso de Malala

Londres.- Autoridades de Pakistán interceptaron una conversación telefónica entre militantes talibanes, en la que planeaban atentados contra los medios de comunicación que cubrieron el ataque contra la activista Malala Yousafzai, de 14 años.

Los planes fueron dados a conocer este viernes, cuando Pakistán llevó a cabo una jornada nacional de oración por la recuperación de Malala, quien fue baleada por militantes del Talibán el pasado martes en el norteño valle de Swat, por el cual ya se efectuaron cuatro arrestos.

Un oficial del Ministerio paquistaní del Interior declaró que el jefe del prohibido grupo Tehreek-i-Taliban Pakistan (TTP), Hakimullah Mehsud, emitió órdenes especiales a sus subordinados en diferentes ciudades del país para atacar a la prensa nacional e internacional.

Los servicios paquistaníes de inteligencia interceptaron una conversación telefónica de Mahsud con Nadeem Abbas, uno de sus subordinados, a quien le pidió atacar a los grupos de prensa que cubrieron la agresión contra la niña activista.

Los objetivos que le señaló eran las oficinas de los medios que denunciaron al TTP tras el ataque, en Karachi, Lahore, Rawalpindi, Islamabad y otras ciudades del país, indicó el responsable en condición anónima.

Después de conocer el contenido de la conversación, el Ministerio del Interior reforzó la seguridad en las inmediaciones de las oficinas de la prensa en todo el país, agregó el funcionario, citado en reportes del diario paquistaní The Dawn.

El TTP reivindicó el ataque contra Malala, quien recibió un disparo en la cabeza y otro en el cuello, que la mantienen en estado crítico, y justificó su agresión citando la Ley Sharia (ley islámica), que la menor había estado violando.

Según The Dawn, un vocero del TTP advirtió esta mañana que Malala podría volver a ser objetivo de un ataque o bien, podría matar a su padre Ziauddin Yousafzai.

La policía paquistaní informó esta tarde que ya arrestó a cuatro sospechosos del ataque contra la defensora de los derechos de las niñas, y que había interrogado a más de un centenar de personas desde que ocurrió el ataque.

Admitió sin embargo que el presunto cerebro del ataque no ha sido capturado, por lo que reiteró su recompensa.

Los comentarios se han cerrado.