Crecen riegos de crisis humanitaria en República Democrática del Congo

Londres.- A medida que los rebeldes del Movimiento 23 de Marzo (M23) ganan posiciones a través de República Democrática del Congo, los riesgos de una severa crisis humanitaria en la región aumentan, advirtieron grupos internacionales de ayuda.

En el marco de la creciente violencia que ha provocado el desplazamiento de miles de personas en ese país del centro de África, en Uganda, los líderes regionales se reúnen para encontrar una solución a la crisis en la República Democrática del Congo (RDC).

Altos representantes de Angola, Burundi, República Centroafricana, República del Congo, RDC, Kenia, Uganda, Ruanda, Sudán, Tanzania y Zambia se dan cita en Kampala para buscar una solución al conflicto.

Estas naciones africanas forman parte de la Conferencia Internacional de la Región de los Grandes Lagos (ICGLR), que con anterioridad ha celebrado varias cumbres en los últimos meses sobre el mismo conflicto pero sin resultados significativos.

Los presidentes de Kenia, Mwai Kibaki, de Tanzania, Jakaya Kikwete, de la RDC, Joseph Kabila, del Congo Denis Sassou Nguesso, llegaron a la capital ugandesa y se unirán a la cumbre, junto con el anfitrión Yoweri Museveni de Uganda.

En esta ocasion se adelantó que no asistirá el presidente de Ruanda, Paul Kagame, cuyo gobierno ha sido acusado por Naciones Unidas de proporcionar armas a los rebeldes del M23, que Kigali niega.

El grupo rebeldes tomó esta semana el control de Goma, y la ciudad de Sake, al este, pero en ésta última se libran fuertes combates entre el M23 y las fuerzas leales al presidente Joseph Kabila, que busca recuperar la plaza en su totalidad.

Una declaración conjunta de los presidentes de Congo, Uganda y Ruanda, instó el miércoles a los rebeldes a retirarse de Goma, capital de la provincia de Kivu del Norte y fronteriza con Ruanda.

Una delegación de los rebeldes del M23 también estaba en Kampala, pero no en la sede de la cumbre, y se espera que mantenga conversaciones por separado con Museveni.

Las organizaciones internacionales, entre ellas Oxfam, Visión Mundial y las Naciones Unidas, se han visto obligados a abandonar sus operaciones en el este del Congo.

Su salida deja el área susceptible a que se origine una grave crisis humanitaria, luego que se encuentran numerosos grupos vulnerables, en especial mujeres y niños, a la merced de los rebeldes, indicaron voceros de organizaciones internacionales.

El M23 lo forman soldados congoleños amotinados y supuestamente fieles al rebelde Bosco Ntaganda, que se habia integrado a las fuerzas de la RDC, pero que es buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra y contra la humanidad.

Los rebeldes se sublevaron el pasado mes de abril para protestar por la pérdida de poder impuesta por el gobierno a su líder, y renegociar el acuerdo del 23 de marzo de 2009, que da nombre al grupo y supuso su inserción en el Ejército.

La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), que implicó a varios países africanos, y tiene desplegada la mayor misión de paz de la ONU.

Los comentarios se han cerrado.