Domina bando técnico función de lucha libre AAA en Zacatecas

Zacatecas.- Una noche de acción, risas y mucha emoción fue la que se vivió el pasado sábado con la función de Lucha Libre profesional de la Empresa AAA, a beneficio del Instituto Educativo para Niños con Lesión Cerebral AC, en la que los técnicos se llevaron el carro completo al ganar cada uno de los combates.

Las acciones del evento tuvieron lugar en el Gimnasio Marcelino González de la capital zacatecana, donde sólo un rudo fue capaz de conquistar al público zacatecano y robarles sus porras y aplausos: el hijo del legendario Dr. Wagner, Silver King, quien incluso por momentos se vio más apoyado que el protagonista de la noche, Electro Shock.

Para calentar el ambiente en esta velada de pancracio mexicano se realizó un mano a mano entre los equipos de Aguascalientes (Príncipe Seir, Corazón Forajido y Texas Kid) y Zacatecas (Ángel Nocturno, Menny Sánchez y Pigman), en el que los locales le sacaron brillo a la casa al llevarse el triunfo dos caídas a una.

Posteriormente, tocó turno a luchadores de la Arena Naucalpan del Estado de México de deleitar a los presentes, y tras caer en el primer asalto ante los rudos Apolo Estrada y Heddy Karaqui, los técnicos Relámpago y Aliado de Dios se levantaron y triunfaron en los dos siguientes para agenciarse la victoria.

Luego, tocó turno a las estrellas de la AAA de tocar lona en la lucha semifinal, donde Octagoncito y Cinthia Moreno se impusieron a Mini Psicosis y Taya Valkyrie en dos de tres caídas, aún contra las tendencias rudas del réferi El Oso, que dicho sea de paso definitivamente no vivió su mejor noche al haberse visto vapuleado por los luchadores en todos los combates.

Finalmente, llegó la hora de la pelea estelar de la noche, donde el hijo del Dr. Wagner, Silver King, se vio acompañado en el bando rudo por Alan Stone y Super Fly, mientras que la tripleta técnica fue conformada por Juventud Guerrera, Alebrije con Cuije y otro ídolo con basta trayectoria, Electro Shock.

Ahí, los rudos, cobijados por la porra, se agenciaron la primera caída con ayuda del réferi; en la segunda, los rivales se levantaron de la mano de Alebrije y fue en el tercer duelo cuando un cansado y zarandeado Oso volvió a ser factor determinante, aunque ahora en favor de los técnicos, para que estos cerraran una noche redonda de triunfos.

Los comentarios se han cerrado.