Agencias
Agencias
INAUGURAN REUNIÓN DE FEDERACIONES DE BOLSAS DE VALORES

México.- Ante integrantes de Bolsas de Valores de todo el mundo, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que éste es un buen momento para invertir en México y crecer con él.

Durante la 53 Asamblea General y Reunión Anual de la Federación Mundial de Bolsas, el Ejecutivo Federal presumió el espacio de diálogo y acuerdo que hay en esta nación y que no se encuentra en otras partes del mundo.

La razón es que México ha tenido una evolución democrática que ha posibilitado la madurez y civilidad política entre diversos partidos para impulsar las reformas que se requieran en el país.

Ante los 57 miembros de las bolsas de todo el mundo reunidos en un hotel de la ciudad, sostuvo que “éste es un buen momento para estar en México, de invertir en él y crecer juntos”.

Tras asegurar que México tiene un futuro promisorio a su alcance, llamó a las más de 45 mil empresas enlistadas en las Bolsas de la Federación a tener la oportunidad de conocer “y aprovechar los cambios y transformaciones que se están llevando a cabo”.

Ante inversionistas del mundo insistió que seguirá promoviendo un clima de diálogo y acuerdo político, además de presumir que México es un país con estabilidad macroeconómica, solidez institucional, amplio potencial de crecimiento a mediano y largo plazos.

El gobierno de la República está comprometido a mantener los avances en materia de macroeconomía, esencial para el desarrollo nacional, y lo hará conduciéndose con responsabilidad hacendaria y pleno respeto a la autonomía del Banco Central, abundó.

No obstante, advirtió que si bien la solidez macroeconómica es una condición necesaria para el progreso, es insuficiente para generar los empleos que demanda la población; de ahí la importancia de completar las reformas transformadoras.

Peña Nieto precisó que su gobierno busca hacer del sector financiero una verdadera palanca de desarrollo, pues México cuenta con un sistema financiero robusto que debe contribuir más al crecimiento del país.

También comentó que los beneficios de los créditos no deben quedar en unas cuantas empresas e inversionistas, sino que se convierta en una verdadera palanca de desarrollo económico de México y por ello se ha impulsado la reforma financiera.

Asimismo aseveró que es evidente el resultado de adoptar la estabilidad macroeconómica como política de Estado, más allá de los cambios de gobierno.

En su discurso hizo un recuento de la condición que se vivía en el país a principios de los años 90 y su situación actual: en 1996 la inflación se ubicaba en 30 por ciento mientras, que en la primera quincena de octubre de este año se citó en niveles cercanos a 3.3 por ciento, es decir, nueve veces inferior.

En cuanto a la tasa de interés de los Certificados de Tesorería (Cetes) a 28 días, “se redujo de 27.7 por ciento a 3.35 por ciento; es decir a una octava parte”.

Las reservas internacionales se han multiplicado 11 veces, de 15 mil 700 millones a más de 174 mil millones de dólares; la deuda externa bruta del sector público como porcentaje del Producto Interno Bruto ha disminuido más de la mitad, de 25 a 11 por ciento en el mismo lapso.

Además el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) es 13 veces mayor que en 1996 y en los últimos 17 años las exportaciones al mundo han aumentado a 370 mil 700 millones de dólares.

Ahora México está decidido a aprovechar sus condiciones de estabilidad macroeconómica para iniciar una nueva etapa de crecimiento económico elevado, económico y sustentable.

Para conseguirlo ha impulsado una amplia agenda de reformas transformadoras, en especial en materias energética, hacendaria y financiera, para lo cual se han respetado los acuerdos, reiteró el presidente de la República.


Los comentarios están cerrados.