Claudia Rodríguez
Claudia Rodríguez

Cuentan las leyendas, reforzadas en los últimos tiempos con recursos técnicos y estéticos casi inimaginables, que los viernes 13 son terroríficos. Y vaya que este día se dibuja como uno de los más sombríos de la historia de nuestro México.

Para tejer una leyenda, se necesita entrelazar fantasía y realidad y queda en el lector o el escucha de acuerdo a su propia historia, conocimiento y contexto; advertir la verdad y lo ficticio.

Sin embargo, este viernes 13 puede ser recordado en la historia de México, como la fecha de consumación del despojo más grande a la nación o bien como la entrada al mundo global de facto –la historia la escriben los ganadores, pero los perdedores siempre la cuestionan y la critican también con argumentos–.

La reforma energética propuesta por el Ejecutivo y que en esta semana se votó a favor en lo general en las dos Cámaras Legislativas, podrán ser el inicio de historias o leyendas terroríficas.

¿Cuántos de nosotros no tenemos ya historias de miedo en relación a los productos y servicios que prestan y ofrecen derivados de las industrias que manejan el petróleo y la energía eléctrica?

Tanques de gasolina que no siempre se llenan con “litros” de a litro, o recibos de energía eléctrica inflados en consumo y de forma consecuente con el monto a pagar.

Tomando este último ejemplo, le cuento una historia de terror, que ahora mismo no sé cómo acabará, pero entre tanto, mueve al enojo y también a la desesperanza una vez que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) termine más privatizada de lo que ya está y por lo tanto, con una cerrazón extrema ante los reclamos de los usuarios.

Hasta agosto de este mismo año, el recibo de luz de un inmueble modesto ubicado en Acapulco, Guerrero, fue pagado bimestre a bimestre con saldos no mayores a los 370 pesos, pero tras el paso del meteoro Manuel, al momento de intentar realizar el desembolso en un cefemático de la ciudad de Cuautla, Morelos, este requirió el desembolsó de 69 mil pesos. Sí 69 mil pesos.

 

Al tratar de hacer la aclaración y tras más de dos días de intentar contactar con el área de atención a clientes de la CFE, se argumentaron fallas en el sistema tras el paso del meteoro que hizo estragos en el suministro de agua y electricidad y se pidió esperar a que el sistema se restableciera. En noviembre, esperando el nuevo recibo que nunca llegó se retomó el contacto con el área de atención a clientes de la CFE ya que el adeudo seguía marcando en pantalla decenas de miles de pesos, pero ahora reducido en unos 1,300 pesos. Sí la CFE solicita un pago de 67 mil 700 pesos y ya no los 69 mil. Y la respuesta de la empresa: Pague y después averiguamos.

Historias de terror en este viernes 13. Y vienen más.

 

Acta Divina… Desde Washington, D.C., se aplaude la aprobación en lo general de la reforma energética.

 

Para advertir… «Hay mucho que aplaudir en el esperado reporte del Senado sobre la reforma energética, sobre todo en el lado del gas y el petróleo. La parte eléctrica es ambiciosa, pero menos», valoró George Baker, analista de la Mexico Energy Intelligence. «Halliburton ha trabajado en México durante años y la estrategia paciente de la compañía espera llevarle a conseguir más contratos ahora», recordó Paul Ausick, editor experto en energía.

 

actapublica@gmail.com


Los comentarios están cerrados.