Agencias
Agencias

Ginebra.- La organización Médicos sin Fronteras (MSF) condenó el bloqueo del gobierno de Siria a la ayuda humanitaria que debe llegar a millones de civiles que viven en zonas ocupadas por la oposición.

«Si el gobierno sirio sigue siendo el principal canal de distribución para la mayor parte de la ayuda humanitaria internacional, millones de personas siguen sin recibir suficiente ayuda», advirtió en rueda de prensa en Ginebra la presidenta internacional de MSF, Joanne Liu.

Demandó que debe aumentar de manera considerable el flujo de ayuda humanitaria a través de las fronteras de Siria o de lo contrario millones de personas se verán severamente afectadas con el invierno en puerta, demandó MSF.

De cara a una reunión de 22 países prevista para mañana jueves en esta ciudad para tratar el acceso de ayuda humanitaria a la población, MSF escribió una carta a los participantes en la que critica que el tema de la ayuda transfronteriza no ha sido contemplado en la agenda.

Cuestión que resulta clave y fundamental, especialmente desde el punto de vista logístico, subrayó.

Liu criticó severamente al gobierno liderado por Bashar al Assad por impedir que entre cinco y siete millones de personas reciban alimentos, agua y medicamentos en zonas tomadas por la oposición quienes según la ley internacional tienen todo el derecho a recibir.

Además, subrayó que al menos 250 mil personas se encuentran atrapadas en zonas sitiadas por el ejército de los cuales un gran número no recibe asistencia básica «desde hace más de un año».

La reunión del Grupo de alto nivel sobre Siria, en la que participan Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido, Suiza, Suecia, entre otros, surge en respuesta a la declaración presidencial del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptada el 2 de octubre.

En dicha declaración, la comunidad internacional, en especial los miembros del Consejo de Seguridad, se comprometieron a implementar un plan para facilitar la entrega de ayuda a Siria.

Sin embargo, el acceso humanitario transfronterizo a las poblaciones en el área controlada por la oposición no está en la agenda de la reunión y tampoco ha sido lo suficientemente cuestionado y demandado por las agencias de la ONU teniendo en cuenta que es una «línea roja» para el gobierno sirio.

Las agencias de la ONU y las organizaciones internacionales están sujetas a un estricto control del gobierno sirio que restringe o prohíbe la distribución de ayuda humanitaria -sobre todo medicamentos – en las zonas controladas por la oposición, reveló.

Estos obstáculos han llevado a un «bloqueo total» de la ayuda humanitaria para las personas que viven en las zonas controladas por la oposición y rodeados por las fuerzas gubernamentales, como en los enclaves de Ghouta, insistió.

MSF citó el riesgo de represalias del gobierno de Damasco en las operaciones de las agencias de la ONU, las cuales han renunciado a negociar un acceso transfronterizo a las poblaciones en las zonas de la oposición.

Las personas que habitan ahí sobreviven sólo por la acción de las redes de solidaridad sirias y algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONG), entre ellas MSF, que llevan ayuda a través de los países vecinos, sobre todo por Turquía.

«Pero la cantidad de ayuda está muy por debajo de las necesidades», observó.

«El Grupo de Alto Nivel sobre Siria debe ser compatible con el acceso humanitario a todas las víctimas del conflicto, ya sea desde Damasco o de los países vecinos», argumentó Liu.

La asistencia transfronteriza hacia los territorios controlados por la oposición es un tema central que no se puede ocultar en las negociaciones humanitarias, de lo contrario millones de sirios siguen privados de suministros vitales, criticó.

«El Grupo de Alto Nivel debería utilizar su influencia sobre todas las partes para garantizar que los acuerdos se reflejen en la apertura del acceso de ayuda humanitaria», reiteró Liu, quien alertó sobre el patrón del gobierno sirio de utilizar el bloqueo de ayuda y medicinas como un arma de guerra.


Los comentarios están cerrados.