Agencias
Agencias

Ginebra.- La Comisión de Investigación de Naciones Unidas sobre la situación en Corea del Norte acusó al gobierno de Pyongyang de cometer crímenes contra la humanidad en su población y llamó a que el caso sea referido a la Corte Penal Internacional.

«Sistemáticas, generalizadas, y severas violaciones de derechos humanos, se cometieron y se siguen cometiendo en la República Democrática de Corea del Norte, por sus instituciones y sus oficiales», afirmó el informe de la Comisión liderada por el australiano Michael Kirby.

«En varias instancias las violaciones de derechos humanos que encontró la Comisión constituyen crímenes contra la humanidad», concluyó el informe.

El documento enumera, entre estos crímenes contra la humanidad perpetrados por el Estado contra la población detenida en los campos de prisioneros políticos, el «exterminio, asesinatos, ejecuciones sumarias, encarcelamiento sin previo juicio, esclavitud, violencia sexual y persecución por razones políticas o religión”.

Las personas que son llevadas a los campos de prisioneros políticos, son encarcelados de por vida, sin haber sido juzgados en donde son sujetos de inimaginables vejaciones, esclavitud, trabajos forzados, privación de alimento y quienes tratan de escapar son ejecutados públicamente, describió el informe.

Muchos son llevados a los campos solamente por ser familiares de otros detenidos, algunos son encarcelados por sus creencias religiosas e incluso por ver telenovelas o escuchar la radio de Corea del Sur o de otros países», agregó el texto.

Incluso, el gobierno es responsable de incontables secuestros de ciudadanos de Corea del Sur o Japón que son llevados a estos campos con acusaciones de importar ideas contra el gobierno del líder supremo Kim Jong-un.


Los comentarios están cerrados.