Staff | ntrzacatecas.com
Staff | ntrzacatecas.com

Washington.- La revisión ordenada por el presidente Barack Obama a la política de deportaciones a cargo del Departamento de Seguridad Interna (DHS) busca hacer más eficiente este proceso, aseguró hoy la Casa Blanca.

El vocero presidencial Jay Carney indicó que para la administración de Obama las prioridades en este frente están orientadas en garantizar tanto la seguridad fronteriza como la seguridad pública.

“Cuando se trata de seguridad pública, nuestra prioridad es atacar a aquellos (indocumentados) con antecedentes criminales, en particular aquellos que han sido convictos de crímenes violentos, como lo establecen las guías”, dijo.

Consultado al respecto durante su habitual rueda de prensa, Carney dijo que la revisión ordenada por Obama al secretario de Seguridad Interna, Jeh Johnson permitirá evaluar cuál es la efectividad con que esas guías son aplicadas en el terreno de operaciones.

Sin embargo, el vocero no pudo explicar el significado del aspecto “humanitario” al que Obama hizo alusión como justificación para ordenar esta revisión.

“Lo que quiero dejar en claro es que el presidente entiende y está preocupado por el dolor provocado por las separaciones que resultan de las deportaciones y ha dejado en claro que él no puede por sí mismo promulgar una solución amplia (al problema de la migración ilegal)”, agregó.

Carney insistió que esta tarea corresponde sólo al Congreso estadunidense.


Los comentarios están cerrados.