Agencias
Agencias

México.- Porta la filipina con satisfacción evidente, se frota las manos, y su expresión es la señal de plena disposición para el encuentro con Notimex. Es el chef mexicano Mario Alberto Celis, gerente de Bebidas y Alimentos del Hipódromo de las Américas.

Resuelto, el chef ejecutivo presenta el complejo culinario que alberga el óvalo de Sotelo y que, en cuatro restaurantes y un área de comida rápida, despliega sus aromas entre los que presume el mejor fideo seco de México y en temporada los chiles en nogada.

Destaca el 1943: “Cuando el cliente quiere comer en el hipódromo, es el primero que busca, el 1943. Es nuestro restaurante insignia. Hacemos comida mexicana clásica, con sabor muy casero”.

Ufano, comenta que en septiembre aquí se prepara el mejor chile en nogada que hay en la ciudad de México, al punto de que venden cerca de dos mil chiles por temporada.

Camino a La Terraza, siguiente punto del recorrido, es evidente el cosquilleo en el estómago, por los aromas y por cuanto los ojos pueden apreciar a unos minutos de que los restaurantes abran sus puertas: quesos importados, cuidadosamente dispuestos; pescados y mariscos; cortes de carne importada y una buena variedad de bebidas.

La experiencia de Celis García es amplia, con estudios profesionales en Ingeniería de los Alimentos, ha sido juez en múltiples concursos, con participación activa en festivales de cocina mexicana, japonesa, tailandesa, californiana o francesa, entre muchas más, y preside el club internacional Vatel para México, Centroamérica y el Caribe.

Pero es mayor la satisfacción que muestra al exponer las entrañas de sus dominios, como el restaurante Turff Club. En su cocina es inevitable que se haga “agua la boca”, con la mezcla de olores que emanan sopas y cremas y los siete guisados para esa tarde, además del pozole verde o la barbacoa de pollo y de res.

Ahí se prepara todo, incluyendo las tortillas y el pan dulce o los postres presentados en tentadora disposición: pasteles, gelatinas, trufas, fresas con chocolate o paletas.

El Jockey Club es un restaurante solo para socios. Al igual que los otros, tiene vista panorámica a la pista de carreras, solo que desde aquí es mejor. Los comensales suelen ser exigentes, pero todos salen satisfechos con el menú, integrado en 50 por ciento por cocina internacional.

Contrario a la creencia popular, los precios en estos restaurantes son accesibles si se comparan con los de otros centros que ofrecen espectáculos artísticos o deportivos.

“La verdad es que el hipódromo está más accesible que cualquier estadio de futbol, cualquier lugar que ofrece espectáculo. Creo que los precios son muy accesibles, más para la calidad y la presentación de alimentos. Entonces yo invito a la gente a que venga, nos dé la oportunidad y conozca nuestro hipódromo porque realmente hay para todos los gustos”, dice Don Mario, una autoridad en la cocina.

Para los presupuestos menos favorecidos, hay cinco paquetes en el área de comida rápida, uno a base de pollo rostizado ahí mismo; pizzas, flautas y hamburguesas, en un servicio muy familiar ubicado en la grada central.

Al chef mexicano, catedrático en gastronomía en la Universidad Iberoamericana, Universidad Anáhuac y Claustro de Sor Juana, simplemente le apasiona su trabajo.

“Es un reto muy bonito y que día a día hay que mantenerlo y me gusta, me apasiona. A diferencia de otros lugares, se pierde la monotonía todos los días, no hay un día igual cada vez. Siempre hay algo distinto, una feria distinta, una fiesta, un cliente distinto, una exigencia de otro platillo”.

Es en las instalaciones del hipódromo donde puede probarse el mejor fideo seco de México, elaborado con chipotle, finamente presentado y rociado con crema y caldillo de frijol.

Como cada fin de semana las puertas de los restaurantes del hipódromo se abren al público, pero esta vez, cientos de personas disfrutan de una rebanada del pastel, de más de media tonelada de peso y decorado con la reproducción de la pista de carreras de caballos. Es un obsequio del centro hípico capitalino para sus fieles visitantes con el que conmemora su 71 aniversario.


Los comentarios están cerrados.