Víctor Martínez | ntrzacatecas.com
Víctor Martínez | ntrzacatecas.com

Zacatecas.- Este 2013 el estado de Zacatecas cerró con una recepción de remesas por el orden de 671 millones 400 mil dólares, equivalentes a alrededor de ocho mil 728 millones de pesos, según datos del Banco de México.

La cifra es 2.5 por ciento mayor a lo obtenido en el 2012, cuando los paisanos enviaron la suma de 654.5 millones de dólares a Zacatecas.

Esto contrasta con el desempeño del país, pues mientras el año que concluyó entraron 21 mil 596 millones de dólares, para 2012 eran 22 mil 438 millones de pesos; es decir, se tuvo una disminución de 3.75 puntos porcentuales.

En comparación con los demás estados de la república, Zacatecas ocupa el décimo lugar en ingreso de remesas familiares, por debajo de Jalisco, Michoacán, Puebla, Oaxaca o Veracruz, donde el año que concluyó recibieron más de mil millones de dólares.

Además formó parte de las nueve entidades que sí tuvieron un incremento en estos recursos, junto con Aguascalientes, Durango, Nuevo León, Tamaulipas o Quintana Roo, entre otros más.

Sin embargo, resalta que en el transcurso de 2013, los ingresos por remesas disminuyeron en promedio 7 por ciento.

Es decir, en comparación con el año anterior, pasó de 312.5 a 291.8 dólares por mes; en términos nacionales representa 268 pesos menos, para llegar a un depósito de aproximadamente tres mil 793 pesos para cada familia; la principal forma sigue siendo la transferencia electrónica.

De acuerdo con la Fundación BBVA Bancomer, con estos resultados Zacatecas se posicionaría con una dependencia de remesas de 4.4 por ciento, en relación con el Producto Interno Bruto (PIB) total generado en 2013.

Por ello, Zacatecas ocupó el cuarto lugar nacional, apenas por debajo de Michoacán, Guerrero y Oaxaca, que son caracterizados como uno de los principales estados receptores de remesas en el país.

En su Anuario de Migración y Remesas 2013, añade que el incremento se dio como respuesta a un mayor flujo migratorio; “la distribución de las remesas está estrechamente ligada a las regiones expulsoras de migrantes”, señala.

Tradicionalmente, los expertos en el tema consideran que la migración se da por la falta de oportunidades y de empleo.

Destaca que hasta 2012 –de acuerdo con la Fundación BBVA- seguía a la baja la migración de jóvenes menores a 29 años; y creció la de personas de entre 30 a 44 años, y 45 a 65 años, con 28.5 y 28.8 por ciento del total, respectivamente.

Tras la crisis económica, 6 de cada 10 trabajadores de origen mexicano trabajaron en actividades de hostelería y esparcimiento, manufacturas, servicios profesionales y administrativos, el comercio, así como los servicios educativos y de salud; cuando antes la mayor parte estaba en el área de la construcción.


Los comentarios están cerrados.