Notimex | ntrzacatecas.com
Notimex | ntrzacatecas.com

Guadalajara.- Las infecciones en el oído es uno de los principales disparadores de hipoacusia, es decir, disminución de la capacidad auditiva, afección que registra 25 por ciento de la población, dijo el experto Josá Manuel Rentería Velasco

El especialista en Otorrinolaringología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco señaló que una gripe mal cuidada, por la cercanía de las estructuras que conforman oídos, nariz y garganta, podría desencadenar sordera.

Añadió que la tan arraigada como mala costumbre de introducir objetos al oído, ya sea para ‘limpiarlos’ o rascarlos, contribuye también a que algún microorganismo se quede en el conducto, colonice, cause una inflamación y se traduzca también en hipoacusia.

Asimismo, indicó, malas técnicas para alimentar a los bebés, sobretodo cuando se les da el biberón estando acostados, facilita el riesgo de que el líquido en vez de bajar por la garganta, se vaya hacia los conductos auditivos y con esto propiciar la colonización de microorganismos patógenos.

“Dolor que puede ir de leve a intenso y que en los bebés suele manifestarse por llanto incesante, es la característica más clásica de una infección de oídos que, al no atenderse, puede llevar a procesos inflamatorios crónicos y con ello a modificaciones en la parte media e interna del oído, afectándola de manera permanente”, dijo.

Comentó que el tratamiento para estos pacientes es farmacológico y una vez controlada la causa primaria, la infección del oído se resuelve; sin embargo, si ésta se dejó avanzar el daño puede ser irreversible y traducirse en una baja en la audición que, dependiendo de la severidad, puede dejar al paciente con una incapacidad grave.

Destacó que, sobre todo en el caso de los pacientes adultos, éstos dejan pasar mucho tiempo antes de atenderse. La gente tiende a automedicarse para quitarse el dolor, y además desestima la salida de material purulento por el canal auditivo, signo éste, característico también de una infección.

Indicó que lo más serio es que por cada infección auditiva no atendida, el problema de disminución en la capacidad para oír se va haciendo más grande hasta que, como se señaló, la persona queda con una audición muy disminuida.


Nuestros lectores comentan

  1. nancy godinez morales

    buenas tardes, mi sobrina tiene 13 años y por una mal gripa y mal medicamento, hace como 5 meses,empezo a quedarse sorda y la llevaron al issste y le dieron una cita con el otorrinolaringologo hasta para dentro de 4 meses ya para ese entonces mi sobrina no oia nada, y cuando se llego la cita el doctor dijo que ya no se podia hacer nada y que asi iba a quedar, digo no es justo que ella quede asi, que se puede hacer en esos casos??? ayudenme porfavor. gracias.