Notimex | ntrzacatecas.com
Notimex | ntrzacatecas.com
Agustín Lara

México.- En la vida del compositor mexicano Agustín Lara (1887-1970) hubo cientos de mujeres, asegura Pável Granados, pero sólo una fue la más importante en su vida: Angelina Bruschetta.

De acuerdo con el escritor, estudioso de la vida y obra del llamado “Flaco de Oro”, y autor del libro “Mi novia, la tristeza”, junto con Guadalupe Loaeza, la relación sentimental de ambos duró 10 años, de 1928 a 1938. Empezó cuando él tenía 41 años.

“Agustín era un ser solitario y se enamoró profundamente de Angelina, quien lo amó desinteresadamente cuando todas las mujeres lo buscaban por la figura y personaje en el que se estaba convirtiendo”, explicó Pável Granados en entrevista con Notimex.

El musicólogo supo de la existencia de Angelina cuando una de las hermanas Águila (famosas exponentes románticas de la época) le platicó que Agustín Lara tenía escondida en su casa a la musa de sus canciones, pues nunca hizo vida pública con ella.

“En 1995 me fui a Puebla y encontré a su familia, pues ella ya había muerto en 1985. Sus familiares me permitieron sacar copias de sus fotografías y su archivo. Fastidiada de todo, ella lo abandonó en 1938. Cuando él llegó a la casa de ambos, no la encontró más. Se llevó sus cartas y sus fotos con él”, reveló.

Agustín Lara la buscó por mucho tiempo, incluso, le dedicaba canciones a través de la XEW para que regresara con él, pero ella no aceptó más.

“Para sobrevivir, Angelina trabajó como secretaria en Puebla y vivió de una manera muy modesta. Aunque no regresó más a su lado, hasta el día de su muerte lo amó y lo admiró. Siempre hablaba de él. Cuando las visitas llegaban a verla les enseñaba sus fotos y si alguien le decía que Agustín era feo, se ofendía y las guardaba”, platicó.

A la muerte del compositor de “Farolito” y “Granada”, el 6 de noviembre de 1970, Angelina Bruschetta sobrevivió 15 años más. Escribió el libro “Agustín y yo” y, según su familia, quedó muerta en vida cuando él falleció.

“En la cama de un hospital, perdió la vida en 1985 y decía a sus familiares que no se preocuparan porque se iba a reunir con Agustín. Hasta el último día de su vida siempre desayunaba con una fotografía de él y le platicaba.

“Fue una mujer conflictiva, era difícil acercársele y siempre se mantuvo a la sombra de Agustín Lara, tanto que cuando ya no estuvo a su lado, decidió quedar muerta en vida porque no se enamoró nunca más. Fue una víctima de su tiempo y eso se me hace muy romántico, pero también pavoroso”, subrayó Granados.

Enumerar cuántas fueron las mujeres en la vida del pianista es una tarea imposible de descifrar, sostiene el especialista, “pues yo creo que ni él supo con cuántas anduvo, ya que se cuentan novias, esposas y varias prostitutas”.

“En nuestro libro destacamos a 10 mujeres, pero quizá se contaron por cientos o miles. Angelina fue fundamental porque le ordenó su archivo y a ella le escribió sus principales canciones, en realidad, casi toda su producción.

“En 1917 Agustín Lara contrajo nupcias con una chica de Coyoacán. Por celos, la prostituta Estrella, con la que anduvo, le hizo con una navaja la cicatriz que cruzó su cara.

“También se le relacionó con la bailarina colombiana Carmen “La Chata” Zozaya y tiempo después se casó con Rocío, la hija de la actriz Chabela Durán”.

María Félix, la gran diva de México dijo, mantuvo una relación muy cerebral, se querían y admiraban mucho. “Creo que se divirtieron mucho. Agustín necesitaba una mujer del tamaño de ella, pues las anteriores mujeres en su vida no tenían esa proyección ni éxito, pues él les prestaba de su fama, mientras que María estaba a su nivel porque también era una estrella.

“Sabían viajar juntos y tener a las mejores amistades. Fue un momento de suma importancia para ellos. Fueron amigos de Frank Sinatra. Sí se peleaban porque él era muy celoso, pero María lo quiso mucho, yo creo que ella estaba más enamorada que él y no al revés”.

Más de 200 documentos entre cartas, servilletas con dedicatorias y fotografías fue lo que Loaeza y Granados lograron reunir durante 10 años de investigación para su libro “Mi novia, la tristeza”.

A lo largo de su investigación Pável Granados conoció a varias de sus mujeres: Rocío Durán (actriz), Raquel Díaz de León (periodista), Clara Martínez (bailarina), Vianey Lárraga (bailarina) y Yolanda Santacruz Gasca “Yiyi”.

“La primera vez que Agustín se casó fue por la iglesia y por el civil. Con Angelina por la iglesia, con Carmen por el civil, con Raquel no, con María por el civil, con Gigi no se casó, pero fingió una boda con actores.

Con Vianey no se casó tampoco con Irma Palencia. Roció Durán fue su última esposa, con ella contrajo nupcias en 1965 en España y finalmente murió en 1970”, concluyó.


Los comentarios están cerrados.