Staff | ntrzacatecas.com
Staff | ntrzacatecas.com

Andan diciendo los venenosos del pueblo que el ingeniero Rafa Sánchez Preza ya no tiene empacho alguno en aceptar, sea como sea y venga como venga, el tan mentado proyecto de remodelación de La Alameda.

Su despreocupación viene, según aseguran los chismosos locales, de que prácticamente ya tiene la vida resuelta, pues se sabe que es jubilado del gobierno. ¿Y eso qué, dirá usted? Como él hay un montón de jubilados…

Ah, pues que, aunque dicen los venenosos que ya es jubilado y que recibe puntualmente su jubilación, encima, parece, cobra por honorarios sus servicios en la titularidad de la Junta de Monumentos, de modo que es un director que, como quien dice, gana doble y por eso acepta lo que le digan.

Y si a todo eso además le suma lo que dicen acerca de los famosos “moches” o mochadas y que ya se rumora que habrá unos cuantos beneficiarios nomás (entre ellos el propio Rafa, peor tantito). No cabe duda de que Poderoso caballero es Don Dinero.

Quienes saben del veneno de las cifras y sus vericuetos, se comunicaron a esta fuente de veneno nomás para informar a todos los que nos leen que el secretario de Finanzas, Fernando Soto Acosta, pudo haber dicho sólo una verdad a medias ahora que abordó el tema de deudas municipales.

Según dicen los que saben, la cifra de 530 millones de deuda correspondería exclusivamente a la deuda registrada ante Hacienda, pero que a ello hay que agregarle tooodo el volumen de deudas no registradas, porque ahí también se va una lana.

Coinciden los chismosos en que Soto Acosta habría dado esas cifras de manera amañada, pero tal como sucede con la cifra negra de delitos como el secuestro, aseguran que en realidad la deuda de los municipios zacatecanos podría ser de ¡tres veces lo publicado!

¿Y a eso le llaman buenas noticias económicas?

La relación entre las fracciones legislativas proclives –digamos– al oficialismo (PRI, Verde y uno que otro panista) y quienes son opositores llegó ayer a un clímax bastante agitado, durante la sesión en el Congreso estatal.

Cuentan quienes lo oyeron, por ejemplo, que la postura expresada por el hoy diputado ex perredista Héctor Pastor Alvarado acerca de los medios de comunicación “que lucran con la tragedia y la muerte” mientras abordaba el tema de las ausencias de la oposición durante la glosa no tenía caso alguno de ser.

Para algunos observadores, se trató de una alusión gratuita, torpe y cobarde sobre el papel que juegan los medios cuando hay manifestaciones públicas de repudio a la injusticia. Gratuita porque no tenía nada que ver con el tema abordado (la glosa), torpe porque para defensa oficial fue bastante burda y cobarde porque no mencionó a medios en particular.

A lo mejor lo que pretendía inconscientemente era ¡defender al PRD!

Pero quien se lleva las palmas en eso de defender posturas es el diputado panista Mario Cervantes González, quien en entrevista radiofónica reclamó que los alcaldes de casi cualquier partido buscan que el gobernador les resuelva todos sus problemas.

Tan fregadas están las finanzas municipales (tooodas) que al legislador Cervantes le queda claro que los priístas buscan sólo su propio beneficio haciendo gestiones de recursos para terminar el año, y casi quieren que ningún legislador federal les eche la mano a los municipios de otra extracción partidaria.

En pocas palabras, dicen las malas lenguas que es signo inequívoco de autoritarismo lo que hace el PRI, pero lo que nadie dice es que los alcaldes opositores están gestionando toda clase de apoyos, mientras los emanados del tricolor simplemente esperan que les lleguen instrucciones desde arriba.

¿Y quién le pone el cascabel al gato?


Los comentarios están cerrados.