Kaleydoscopio.mx
Kaleydoscopio.mx
Foto Archivo
Foto Archivo

México.- La pobreza por ingresos se ha reducido a casi la mitad en la última década en América Latina y el Caribe, y no todos los pobres han logrado entrar a la clase media, mientras la población en riesgo de caer en pobreza por ingresos alcanza cerca de 200 millones, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El PNUD llama la atención sobre la proporción “demasiado alta” de latinoamericanos en riesgo de ver severamente afectado su bienestar en caso de enfrentar algún tipo de crisis –la población vulnerable–, que actualmente es el grupo de mayor tamaño en la región (38%), más de un tercio de la población regional, siendo los que ni se encuentran viviendo en la pobreza (25%) ni han logrado aún ingresar a la clase media (34%), según el nuevo análisis “Tamaño de los grupos sociales en América Latina y sus perfiles de seguridad social”.

“Está claro que si los países de la región no reducen sus vulnerabilidades y refuerzan la capacidad de recuperación ante crisis financieras y desastres naturales, no seremos capaces de garantizar, y mucho menos de ampliar los avances en la región en los ámbitos social, económico y ambiental” señaló la directora del PNUD para América Latina y el Caribe, Jessica Faieta.

La clase media (con ingresos de entre 10 y 50 dólares al día) en América Latina y el Caribe creció en 82 millones de personas, pasando de 21% de la población en 2000 a 34% en 2012. Mientras tanto, la población vulnerable (con ingresos de entre 4 y 10 dólares al día) también ha aumentado ligeramente: de 35% de la población latinoamericana en 2000 a 38% en 2012, según el análisis del PNUD.

La falta de protección social podría revertir el progreso en reducción de pobreza, según el nuevo análisis del PNUD. Entre los 200 millones de vulnerables de la región, casi la mitad de ellos (98.5 millones) está ocupada; de éstos, 54.4% son trabajadores informales, el 49.6% no tiene acceso a servicios médicos, 46.1% no tiene derecho a pensión para el retiro y 53.2% no tiene contrato laboral.

“No sólo en América Latina y el Caribe sino en todas las regiones del mundo el ritmo del progreso social y económico es más lento hoy que en la década pasada. Es muy claro que más de las mismas políticas no nos van a rendir los mismos resultados de antes,” mencionó Jessica Faieta. “Más que nunca, la región tiene que invertir en protección social universal, particularmente en las fases más críticas de la vida de los latinoamericanos, como es el caso de las y los niños, jóvenes y ancianos”.


Los comentarios están cerrados.