Notimex | ntrzacatecas.com
Notimex | ntrzacatecas.com

México.- Por su perfil en el campo de la clínica, el nutriólogo es fundamental en el equipo interdisciplinario en salud que atiende a la población interesada en mejorar su alimentación y estilo de vida y prevenir enfermedades como el sobrepeso y la obesidad.

Ese profesional se especializa en la alimentación y en la nutrición humana, así como en los procesos físicos y metabólicos que modulan la composición corporal y la salud de cada individuo.

Gabriela Macedo, licenciada en Nutrición, explicó que las áreas profesionales en las que un nutriólogo está capacitado para laborar son la comunidad (salud pública) y los servicios de alimentos (comedores industriales, hospitales y guarderías).

De igual forma, en la generación y evaluación de nuevos productos, en el área clínica (en hospitales y/o consultorios), en centros deportivos, en la educación y en la creación de conocimientos a través de la investigación.

En entrevista, la también doctora en Ciencias de la Salud Pública detalló que, además de tratar la obesidad, en el área clínica ese especialista se encarga del manejo nutricional de enfermedades cardiovasculares, del hígado y del riñón, diabetes y el síndrome metabólico y trastornos de conducta alimentaria.

Durante cuatro años adquiere competencias sólidas para desempeñarse en esos campos o bien continuar con su formación mediante diplomados, maestrías, especialidades y doctorados tanto en el país como fuera de él, lo que incrementa sus competencias profesionales.

Al igual que otros especialistas en la salud, el nutriólogo cuenta con cédula profesional, por lo que es importante verificar que quien ofrezca un servicio de ese tipo cuente con el documento pues, de lo contrario, se estaría incurriendo en una práctica ilegal.

Gracias a su perfil en el campo de la clínica el Licenciado en Nutrición es parte fundamental del equipo interdisciplinario en salud.

De manera específica, en la intervención nutricional podrá decidir sobre varias vertientes como la elaboración del plan nutricional, educación, consejería, recomendaciones para modificar hábitos alimentarios y de forma general el acondicionamiento físico.

Macedo Ojeda, quien coordina la Licenciatura en Nutrición del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara, subrayó que como parte de su compromiso ético el nutriólogo refiere al paciente con otros especialistas cuando se requiere para trabajar de manera colaborativa.

Esa labor se debe hacer con respeto a las funciones de cada profesional de la salud y el trabajo interdisciplinario.

La especialista abundó que durante la intervención y seguimiento a sus pacientes, el nutriólogo valora la antropometría, los datos bioquímicos, la observación de los signos clínicos, el análisis de la alimentación, algunos aspectos psicológicos y el estilo de vida que manifiesta el paciente, datos que contrasta e interpreta de acuerdo a la evidencia científica.

El sobrepeso y la obesidad figuran entre los principales problemas de salud pública a nivel regional, nacional e internacional.

Por ello la Norma Oficial Mexicana para el tratamiento integral del sobrepeso y la obesidad (NOM-008-SSA3-2010) establece que al Licenciado en Nutrición le corresponde la prescripción del tratamiento dietoterapéutico.

También se especifica que se deben evitar aquellos tratamientos que reduzcan más de un kilogramo de peso corporal por semana.

En esa disposición se especifica que la prescripción de medicamentos y la cirugía se pueden utilizar solamente cuando no hay respuesta al tratamiento dietoterapéutico y a la prescripción de ejercicio en un periodo de por lo menos tres meses, valorando el índice de masa corporal y la presencia, o no, de otras enfermedades.

En la opinión de Gabriela Macedo ese aspecto es fundamental una vez que el tratamiento con medicamentos como primera opción podría disfrazar la raíz del problema, incluyendo el estilo de vida, y dar lugar a soluciones inmediatas no saludables ni perdurables.


Los comentarios están cerrados.