NOTIMEX | NTRZACATECAS.COM
NOTIMEX | NTRZACATECAS.COM

México.- “No hay en el mundo un ser que me pueda decir que le gusta la rumba más que ayer”, entonaban los Afrocuba de Matanzas.

Era el primer encuentro, afortunado, con su público en México, que seguramente los conoció a través de la grabación de Eduardo Llerenas, fundador de Discos Corason, de 1985, en Cuba.

Desde su fundación, en el barrio Pueblo Nuevo, en Matanzas, en 1957, mucho camino han recorrido, pero nunca habían pisado México.

Los recibió un Teatro de la Ciudad lleno, en Jueves Santo, en una ciudad que por la mañana vivió el primer éxodo de vacacionistas.

Francisco Zamora “Minini” presidía en el escenario, con su voz llena, y mientras sonaban los toques del batá de la santería, con los cantos y bailes para los orishas. Y entre el público también había santeros, reconocibles por sus sombreros y turbantes blancos.

Y cumplieron con lo prometido, ofrecieron las tres variantes de la rumba: guaguancó, yambú y columbia e hicieron aquello de lo que son inventores, la batarumba, una invención suya que une los toques del batá con las tumbadoras de la rumba para el final de la fiesta, en que convidaron el escenario a los aficionados que por la mañana habían asistido al taller de percusiones y baile con los Afrocuba de Matanzas.

“Agradeciendo la presencia de ustedes como pueblo, como mexicanos , nos sentimos hondamente satisfechos de actuar aquí y mañana en la plaza, y créanme esto ha sido muy emocionante para nosotros, de estar tan cerca con el público, muchas gracias en nombre de Matanzas y de Cuba”, agradeció Minini, lanzando la invitación para este viernes.

Hoy a las 17:00 horas habrá una segunda oportunidad para escucharlos en la explanada de la Delegación Azcapotzalco.


Los comentarios están cerrados.