BRENDA SALCEDO | NTRZACATECAS.COM
BRENDA SALCEDO | NTRZACATECAS.COM

Río Grande. En su visita al municipio, el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Durango, Enrique Sánchez Martínez, afirmó que, “a pesar de la delincuencia y la violencia, no se ha perdido la fe”.

En entrevista para NTR Medios de Comunicación, expuso que en tiempos recientes se vivió una violencia fuerte, al grado de que en cuanto oscurecía, “todo mundo corría a meterse a sus casas, pero no se perdió la fe”.

“Y ahora menos se perderá la fe, (pues) ha disminuido la percepción de la violencia, la gente ya no ve con facilidad la violencia, ya no escucha con frecuencia (que hay) violencia, y prueba de ello es la pasada Semana Santa”, externó Enrique Sánchez.

En este sentido, explicó: “lo vi en el norte del estado de Durango, y sé que en diferentes municipios de Zacatecas, incluyendo Río Grande, la afluencia de católicos a los actos que se llevan a cabo durante Semana Santa fue abarrotadora”.

Insistió en que no se ha perdido la fe, sino que se ha modificado un poco la manera de manifestar la fe.

En cuanto al proceso electoral que se desarrolla, Sánchez Martínez destacó que “es un reto de los partidos, sin alguno en concreto, ganar la confianza del electorado, porque ésa sí se ha perdido”.

Mencionó que ahora los votantes apoyarán al candidato sobre el partido político, debido a que los mismos institutos demeritan la confianza por los problemas internos que provoca la elección de aspirantes.

Sin embargo, el jerarca católico exhortó a que “no haya desencanto de la población votante, que no sea apática en el proceso electoral”, que pregunte a los candidatos y cuestione sus objetivos.

Enrique Sánchez también sugirió que los candidatos sean fuertes, que sepan lo que harán, no sólo levantar la mano cuando les indican, debido a que verán por el bienestar del pueblo y no sólo por el de ellos.


Los comentarios están cerrados.