NOTIMEX | NTRZACATECAS.COM
NOTIMEX | NTRZACATECAS.COM

Tlaxcala.- El Parque Nacional la Malinche, con más de 33 mil hectáreas de zonas boscosas de pinos y encinos es un ícono de Tlaxcala que destaca por su belleza natural, variada vegetación, clima frío de montaña, fauna con especies endémicas y barrancas profundas.

En la época prehispánica fue lugar de veneración y los pueblos que habitaron los Cuatro Señoríos de Tlaxcallan (Tepeticpac, Quiahuiztlán, Ocotelulco y Tizatlán) la llamaron Matlalcueyetl o La de las faldas azules por el color de sus bosques.

La preservación del lugar se ha logrado con el esfuerzo y apoyo de pobladores y autoridades de los 11 municipios ubicados en sus faldas, entre éstas últimas las que se encargan de la protección, conservación y restauración de la cubierta vegetal, construcciones de presas de gavión para filtrar a los mantos acuíferos el agua de lluvia, así como combate a incendios forestales.

La Malinche no es sólo un espacio emblemático para la poblaciones de Tlaxcala, sino una fuente de aprovechamiento de servicios ambientales para toda la región.

Entre las acciones realizadas en los últimos años, en favor de las áreas boscosas de ese espacio natural, se ha logrado conservar especies endémicas y otras que estaban en peligro de extinción.

Según reportes oficiales, en el último lustro se han recuperado más de 500 hectáreas que estaban afectadas por la deforestación.

Actualmente la vegetación del lugar permite el desarrollo de microclimas en el Altiplano tlaxcalteca, ello lo convierte “en un nicho natural para que la vida silvestre tenga la posibilidad de encontrar un espacio de conservación para coyotes y águilas, venados y aves de muy variadas especies, así como ejemplares de zorro gris lechuza blanca”, indicó.

Por otra parte, de acuerdo con informes de la Gerencia estatal de la Comisión Nacional Forestal la zona boscosa del Parque Nacional tiene especies de árboles de pino, encino y algunos sabinos.

El volcán la Malinche es una superficie “Declarada como Parque Nacional el 6 de octubre de 1938, cuenta en Tlaxcala con un total del 33 mil 155 hectáreas de áreas boscosas”, precisó José Manuel Ortiz Bretado, sugerente de Conservación y Restauración de la Gerencia estatal de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

De ellas, “16 mil 433 hectáreas son de árbol maduro y de renuevo, la Malinche se extiende por 11 municipios del estado, entre ellos Huamantla, Santa Ana Chiautempan, Zitlaltepec de Trinidad Sánchez Santos, San Francisco Tetlanohcan y San Luis Teolocholco”.

Al respecto, Andrea Parra, vecina de la zona de Ixtenco, indicó a Notimex que en esta región crecen hongos conocidos como pantes, escobetas y xolete.

Cada año, al iniciar la temporada de lluvias (últimos días de mayo), se pueden recolectar varios kilogramos de hongos que servirán para el autoconsumo familiar o para ofertarlos en mercados de ciudades como Huamantla, Apizaco y Puebla, añadió.

Los hongos pueden ser preparados en quesadillas o acompañar los diversos tipos de mole de la región, así como en caldillo o sopas. Los hongos crecen en todo el bosque, en las partes planas o junto a los árboles.

El parque La Malinche es apreciado desde todos los puntos del estado, se observa desde la laguna de Acuitlapilco, ubicada en la capital de Tlaxcala, y es tal la devoción de los tlaxcaltecas por la montaña que los lugareños dicen: “uno se siente triste cuando se le pierde de vista la Malintzi”.

Además de la belleza escénica de sus bosques de pino, cuando el volcán está cubierto de nieve ofrece un espectáculo natural que convierte al parque en uno de los más bellos del país, y por ello el cronista y muralista Desiderio Hernández Xochitiotzin lo pintó en sus famosos Murales del Palacio de Gobierno.

En el mural de honor, a un costado de la entrada principal del Palacio, se encuentra un fresco donde se retrata la vida diaria de la antigua Tlaxcallan, y en la parte superior la Malinche.

En letras el mural señala: “tiene al oriente una muy grande sierra llamada en Tlaxcallán, La Malintzi, toda esta montaña es de pinos y encinos, en lo alto lo más de los años tiene nieve”.

“Esta sierra es redonda y así toda es término de Tlaxcallan y de aquí salen las nubes cargadas que riegan a Tlaxcallan y a los pueblos, lo cual es cosa muy cierta y de muy notar”, añade.

“Y por esta causa tenían los indios esta sierra en gran adoración e idolatría, dedicada a una diosa que llamaban Matlalcueyetl, que en su lengua quiere decir de la Gran Falda Azul”, destaca la descripción del mural.

El volcán es parte del Eje Neovolcánico y tiene una altitud de cuatro mil 462 metros sobre el nivel del mar. Es usado frecuentemente por montañeros para entrenamiento y aclimatación a la altitud antes de escalar los volcanes más altos de la región.

La pendiente del volcán es suave y su cercanía a la ciudad de México le hace un destino popular de fin de semana.

Tiene un camino pavimentado que llega hasta la cima del volcán y cuenta con el “Centro Vacacional del IMSS, La Malintzi”, el cual cuenta a su vez con 40 cabañas, una área de acampada y diversas instalaciones recreativas.


Los comentarios están cerrados.