MAGALY ZEPEDA | NTRZACATECAS.COM
MAGALY ZEPEDA | NTRZACATECAS.COM

Fresnillo.- El inmueble en el que actualmente se encuentra el Palacio Municipal fue el primer edificio que se construyó en El Mineral, el cual se edificó por órdenes del virrey Martín Enríquez de Almansa en 1568.

Este presidio formaba parte del camino real que conducía de México a Santa Fe, Nuevo México, y era utilizado como fuerte militar para proteger a los primeros habitantes de la zona –quienes se dedicaban a la minería– y para expediciones que provenían de Zacatecas y con dirección al norte, el cual estaba a cargo del capitán Rodrigo Río de la Rosa.

En esta época, el inmueble era un muro perimetral de un solo piso, sin ventanas y con un acceso que actualmente es utilizado como entrada principal; también servía como refugio a los pobladores cuando las tribus de indios los atacaban.

Con el paso de los años y al cumplir su función como fuerte militar, el inmueble fue utilizado como almacén de granos debido a su tamaño y dimensión.

Después, la estructura fue habilitada como casa de descanso para los condes de San Mateo, quienes se alojaban en este lugarcuando se dirigían a los estados del norte.

Hubo un tiempo en que el inmueble estuvo abandonado, pero se desconocen las fechas exactas de esta situación.

Tiempo después se toma la decisión de reactivar la construcción, y se acondicionó la parte del fondo como el cuartel de la Cordada y juzgados –en donde se encuentra el segundo patio–, y el frente pasó a ser utilizado como cárcel.

En 1930 se construye la segunda planta, y junto con el primer patio, se utiliza como Presidencia Municipal, por lo que la cárcel se envía al fondo del edificio.

Pero en 1932, toda la planta baja se convierte en cárcel distrital, pues el patio principal fue inhabilitado y la presidencia se instaló en la parte superior, donde la entrada era lo que hoy es la Dirección de Desarrollo Social.

El edificio operó de esta manera hasta el año 1986, momento en que los reos custodiados hasta ese entonces en la cárcel distrital fueron trasladados a las recién construidas instalaciones del Centro Regional de Readaptación Social (Cerereso).

De esta manera, las dos plantas del edificio se convierten en oficinas de la presidencia; sin embargo, las oficinas municipales se cambian a las instalaciones del Ágora José González Echeverría pues se llevó a cabo una obra de restauración del primer patio y el segundo nivel, en donde construyeron una segunda entrada por la calle Rosas Moreno y se utilizó para los separos de la preventiva.

Dentro de este proyecto también se adecuaron entradas, ventanas y puertas, lo que le dio la apariencia que actualmente se puede apreciar.

Esta obra se culminó en el año 1991, la cual fue entregada por el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, y ha operado como Palacio Municipal hasta la actualidad.


Los comentarios están cerrados.