JOAQUÍN GONZÁLEZ
JOAQUÍN GONZÁLEZ

En los años que tengo de vida recuerdo varios gadgets que me dejaron una profunda buena impresión, desde la primera consola de Nintendo, la NES, hasta la última pulsera de Fitbit. Algunos de esos dispositivos marcaron también a tres generaciones que durante muchos años admiraron a las empresas que los crearon.

Nokia, para mi gusto, fue el mejor fabricante de teléfonos móviles, cuidaban cada detalle y se esmeraban particularmente en la resistencia de sus equipos, en una época en la que las carcasas para celulares eran inimaginables e inútiles.

Desafortunadamente, Nokia y otras empresas del sector, como BlackBerry, no supieron adaptarse a los nuevos tiempos por lo que los consumidores comenzaron a preferir y hasta cierto punto exigir de los fabricantes de móviles tras el fenómeno iPhone.

A Nokia no le quedó otra más que buscar en Microsoft su salvación, una jugada que prometía mucho, ya que Windows Phone ha sido uno de los mejores sistemas operativos para smartphones y potenciando el maravilloso hardware de la finlandesa pintaba para ser un gran éxito.

Sin embargo, de la mano de Steve Ballmer a Microsoft casi todo le salió mal, nunca logró atraer a los suficientes desarrolladores de aplicaciones a su ecosistema, además un teléfono inteligente por muy buen software y hardware que posea no puede competir con otros de menor calidad con gran oferta de apps.

Ayer se hizo pública una carta que Satya Nadella escribió para su personal donde da a conocer un futuro recorte de 7 mil 800 puestos de trabajo, prácticamente todos de su división de móviles, la antigua Nokia.

Microsoft está replanteando su estrategia para concentrase en el desarrollo de teléfonos de gama alta, empresariales y de bajo costo pero con pocos modelos de cada una.

Ahora habrá que esperar la llegada de Windows 10 para dispositivos móviles y ver si la estrategia de integración con su versión para equipos de sobremesa y aplicaciones universales logrará dar un impulso a los teléfonos de Microsoft como para evitar que desaparezcan.


Los comentarios están cerrados.