ABIGAIL SALINAS | NTRZACATECAS.COM
ABIGAIL SALINAS | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- Carlos Augusto Torres Pérez, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), descartó que la presencia de humedades, moho y musgo en edificios históricos les causen algún daño.

En entrevista con NTR Medios de Comunicación, el funcionario federal expuso que debido a las recientes lluvias que se han presentado en la entidad, se han detectado 14 edificios históricos con humedad, filtraciones de agua, escurrimientos y presencia de moho y musgo en sus paredes.

Torres Pérez comentó por ello se implementó un proyecto de monitoreo de monumentos históricos en todo el estado y, sobre todo, en la capital.

Expuso que algunos de los edificios detectados son el Teatro Fernando Calderón, la Capilla de Nápoles, Catedral Basílica, el Templo del Sagrado Corazón, el antiguo templo de San Agustín y los museos Rafael y Pedro Coronel.

Insistió en que las afectaciones por las lluvias no representan problemas, pero son de atención urgente porque al liberar humedad al edificio, se evita en 70 por ciento los agentes de deterioro que los puedan afectar.

Especificó que personal del INAH lleva a cabo trabajos de verificación para detectar los daños que se han presentado en los inmuebles con el fin de elaborar un dictamen y entregarlo a las instancias correspondientes.

Mencionó que algunos de los edificios están a cargo del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC), como el antiguo templo de San Agustín, mientras que otros pertenecen a otras instancias federales o estatales.

Refirió que se ha trabajado en conjunto con la Junta de Protección y Conservación de Monumentos y Zonas Típicas del Estado, además de la Secretaría de Infraestructura (Sinfra).

Comentó que durante ésta y la próxima semana se pretende concluir con la entrega de dictámenes para trabajar las propuestas de mantenimiento de los inmuebles y gestionarlos con algunas dependencias federales o estatales.

No obstante, el delegado refirió que no se sabe la cantidad exacta necesaria para dar mantenimiento a los inmuebles.

Destacó que la mayoría de los trabajos a realizarse son de mantenimiento en algunas de las cubiertas de los edificios para liberar las bajadas de agua pluvial que han generado encharcamientos y que producen escurrimientos por los muros, lo que provoca que se vean llenos de moho y musgo.

 

TE RECOMENDAMOS:

Humedad invade edificios históricos


Los comentarios están cerrados.