MAGALY ZEPEDA | NTRZACATECAS.COM
MAGALY ZEPEDA | NTRZACATECAS.COM

Fresnillo.- Abandonar su lugar de origen para vivir en El Mineral y no contar con una fuente laboral que le permitiera solventar los gastos familiares no fueron un obstáculo que impidiera a Francisco Javier Gaitán Herrera utilizar los conocimientos que su madre le brindó sobre repostaría para dedicarse a la venta de donitas en la zona centro.

De lunes a domingo se instala sobre la avenida Juárez, acompañado de una charola con 300 donitas, unas patitas –como las denomina él– para sostener el producto y las bolsas en las que oferta el postre que realiza diariamente.

Por 24 años se ha dedicado a deleitar los paladares de niños, jóvenes y adultos con donas miniatura hechas a base de harina, azúcar, levadura, canela y mantequilla, las cuales le han permitido sacar adelante a su esposa y dar estudios a sus tres hijos.

“Hay tiempos muy difíciles, pero eso no es una razón para dejar de trabajar, y se me ocurrió hacer donas chiquitas para venderlas aquí y hasta la fecha me sigo dedicando a esto”, argumentó.

Aunque dedica hasta seis horas a la elaboración de este producto que, a lo largo de los años le ha provocado problemas en la espalda, aseveró que esta actividad es algo que lo hace sentir satisfecho, pues le apasiona convivir con los clientes.

“Siento que es como un privilegio, porque no cualquier persona atiende a la gente con gusto; hay comerciantes que se fastidian de su oficio y yo he encontrado el sentido en el placer de servir a la gente de Fresnillo y si por eso me pagan no tengo más que pedir”, complementó.


Los comentarios están cerrados.