Enrique Laviada
Enrique Laviada

 

Así es como se le puede sacar una declaración a un diputado local del PRI en Zacatecas: con tirabuzón, curiosa palabra que proviene del francés y que se refiere a los instrumentos útiles para sacar el corcho de las botellas de vino, generalmente tinto, que de buenas aparecen en la mesa frente a los comensales.

Pero, alegorías aparte, es en verdad complicado que nuestros queridos legisladores y representantes populares se animen a responder con claridad a preguntas directas, sobre todo si pueden resultar comprometedoras.

Imagínese usted, estimado lector, si de lo que estamos hablando es de su preferencia personal por alguno de los ilustres de su partido que suenan como presuntos candidatos a la gubernatura, cuando estamos a pocos pasos de que eso se defina; entonces las palabras salen gracias al sacacorchos que todo buen reportero lleva en mano, y no se diga en otros tantos temas.

Debo reconocer (ironía en camino) que en muchas ocasiones nuestros diputados no opinan por la sencilla razón de que no tienen opinión (ironía evidente), pero otras veces, sin duda, sus evasivas responden a la pura y simple ignorancia (ironía de repaso) y sólo se explayan (ultima ironía) cuando les dictan el discurso.

Pero ahí andan.

……………………………….

La disquisición de Cascabel obedece, como se podrá imaginar el lector paciente, a las dificultades que han debido sortear nuestros reporteros para obtener una respuesta franca de los legisladores (cierto que el encargo no estaba fácil) acerca de a quién apoyarían para que obtenga la ambicionada candidatura del PRI al gobierno del estado, entre una lista la verdad poco nutrida: Alejandro Tello, Pedro de León y Adolfo Bonilla… o algún otro a proponer.

Debo aclarar que la relación de nombres se ofrece conforme a la improvisada pasarela que nos presentó, en su más reciente visita, el mismísimo dirigente nacional del tricolor,  Manlio Fabio Beltrones, y por tanto no es un invento atribuible al viboreo local, y nos interesa que conste.

En serio no entiendo, no me cabe en la cabeza,que a estas alturas, cuando ya todo mundo tiene los nombres en tremendo enjuague, a nuestros insípidos diputados les cueste tanto trabajo expresar una opinión al respecto.

Pero ahí andan.

……………………………………..

Comparto que a final de cuentas, luego de quitar su cara de sorpresa e intentar su mejor pose de reflexión, la mayoría de los diputados tricoloresse animó a manifestarse en favor de Tello y Bonilla, mientras que sólo uno nombró (sorpresa) a Carlos Peña, con lo que dejaron fuera de cualquier posibilidad al tal Pedro de León, aunque todos se hayan reunido con él, algunos en lo oscurito y otros en lo medio oscurito, pero por si acaso.

Sin embargo, para tranquilidad del público, nos dicen desde la dirigencia que la decisión será tomada de manera institucional (dejo al lector la correspondiente interpretación del término), como medida infalible para superar la parsimonia del favorito y contrarrestar las estrategias de los otros, de un solo golpe.

Y creo que el recurso instrumental para lograr esa mentada institucionalidad (suerte de ingenio)es conocido con el nombre de encuesta (indudable sentir de la masa), que por estos tiempos resuelve cualquier problema planteado en la “normalidad democrática” y otros cuentos de la serie.

En eso andan.

…………………………………………….

Acertijo

Los demás huyen.


Nuestros lectores comentan

  1. No es necesario saber hablar, los partidos les hacen sus discurso ya saben como engañar a la gente, al final con un cementito, o unos pollos compran el voto, corrupción y diezmo son los principios de los partidos políticos. Vota Independiente.