NATALIA PESCADOR
NATALIA PESCADOR

El Círculo Taurino Zacatecano celebró en su ciclo de conferencias la interesante tertulia El español-zacatecano que dominó a los Miura, que dictó Juan José Zaldívar Ortega, doctor en Medicina Veterinaria y Zootecnia por la Universidad de Córdoba.

El catedrático ha tenido una destacada trayectoria a través de sus trabajos en el desarrollo de la ganadería bovina y porcina, mismos que ha dado a conocer en las más de 100 conferencias que ha dictado en países como España, México y Portugal.

Apasionado por el toro de lidia a través de investigaciones científicas en las que buscó como resultado modernizar y “humanizar” el manejo del ganado bravo para beneficio de los animales y de la economía de los ganaderos, Zaldívar Ortega destaca, además, por haber firmado una página histórica en la mítica ganadería de Miura.

Ello porque fue el primer veterinario en tranquilizar con rifles anestésicos a un toro de esa temible casta y acariciarlo en plena libertad en presencia de su amigo y propietario de la célebre vacada, don Eduardo Miura Fernández.

La historia, que está plasmada en un libro llamado Miuras, escrito por el propio Zaldívar Ortega, fue relatada en diversos pasajes ante la afición zacatecana, que registró una gran entrada a este evento, celebrado con gran éxito en la Casa Municipal de Cultura.

Con el mismo valor que imprimió en su aventura con los Miura, el conferencista revivió lo sucedido en la dehesa, desde que recibió la invitación de su entonces propietario, Eduardo Miura, quien le dijo: “quiero que hagas con mis toros lo que haces en otras ganaderías”, y así se dio paso a tener un acercamiento frente a frente con la bravura característica en esta dehesa.

La técnica innovadora empleada por Juan José Zaldívar benefició de gran manera a los toros de lidia, porque ya no era necesario inmovilizarlos a través de la fuerza física, sino, al contrario, a través de los químicos se podían realizar diversos procedimientos con los toros con el ganado bravo.

En el tema central de los Miura, aquel día se marcó un hito para la profesión veterinaria y para el propio gremio ganadero, pues se logró atravesar la puerta de una de las ganaderías con mayores obstáculos; además, se consiguió por vez primera inmovilizar un toro de lidia en su hábitat natural.

Desde ese día, la prensa española y los gremios veterinario y ganadero dieron gran difusión a esa noticia, a la que poco se daba crédito.

La fotografía en la que Zaldívar Ortega acaricia los pitones del Miura sigue dando la vuelta al mundo y, además, ocupa un lugar especial en esta casa ganadera, que sigue manteniendo un gran nivel.

Anécdotas, vivencias y diversos pasajes profesionales y personales fueron contados por el médico español, quien guarda especial cariño para la tierra de cantera y plata, pues Zacatecas se convirtió en su segunda casa, cuando llegó para manejar la ganadería de Joselito Huerta.

Con su vasto conocimiento en el tema, a pregunta expresa, Juan José Zaldívar respondió que la fiesta no morirá nunca mientras se sigan respetando la grandeza del toro bravo y las tradiciones de los pueblos, que se sostienen a través de sus creencias.

“La peor desgracia que le puede pasar a un toro es llevarlo a morir a un matadero. Si volviera a nacer, me gustaría ser un toro bravo para nacer y morir luchando”, asentó.

Y añadió: “¿No habrá más grandeza que un toro tenga una muerte digna y loable? Y así debe sentirse siempre el hombre, como un toro que defienda su vida desde el primer día hasta el final de ella.

Para Juan José Zaldívar, la fiesta brava es infinita y nunca terminará mientras haya personas que luchen por ella, “y cuando también logremos terminar con la ignorancia. A los hombres no se les pueden tocar sus tradiciones, los pueblos terminan cuando tocan su identidad, y no lo podemos permitir, la fiesta no se va a acabar”, expresó al concluir su exposición.

Juventino Murillo, a nombre del Círculo Taurino Zacatecano, agradeció la presencia y brillante participación de Zaldívar Ortega, quien recibió un reconocimiento en manos del doctor Antonio Sandoval, así como el nombramiento de Miembro Honorario de esta peña, el cual fue otorgado por Salvador Santillán, con lo que cerró este gran acierto para la afición zacatecana.

CONFERENCIA

Los comentarios están cerrados.