FLORENCIA SÁNCHEZ | NTRZACATECAS.COM
FLORENCIA SÁNCHEZ | NTRZACATECAS.COM

Tlaltenango.- Bernardo Álamo Tapia, dedicado desde hace 18 años al comercio ha logrado que su establecimiento llamado Jugos y Licuados Andrea, sea uno de los más buscados por la originalidad de las bebidas que ofrece.

JUGOS (2) ok

Bernardo decidió ponerle ese nombre a su establecimiento por el nombre de la más pequeña de sus hijas; está ubicado en el interior del mercado municipal en un puesto que era de su suegra, donde aprendió a preparar estas bebidas.

Cuando su suegra falleció, decidió continuar con la tradición al tener su propio negocio.JUGOS (5)

El comerciante presume que a su local ha llegado todo tipo de gente que busca sus bebidas pues hace jugos exóticos, eróticos y hasta curativos; a partir de las 4:30 horas comienza su trabajo para que a las 5 ya esté todo listo.

En esta temporada se ofrece a parte de los jugos y licuados, café y canela, de tal manera que quienes van a trabajar, al hospital con algún paciente o los viajeros, son los consumidores más asiduos.

Comentó que el jugo de naranja es muy buscado para la prevención de la gripa, pero también se ofrece el jugo antigripal, que es a base de puros cítricos combinado con frutas para prevenir las enfermedades respiratorias.

Otra bebidas que se hacen es el jugo verde que sirve para el combate del colesterol, bajar de peso, quemar la grasa, jugos rojos, para la buena circulación de la sangre y de zanahoria para mejorar la vista, aunque en la carta también hay los eróticos que sirven para despertar el apetito sexual, como el de betabel, nueces y semillas, entre otros.

También tiene combinación de malteadas de coco, capuchino, cajeta, piña, nopal, nuez y pistache, además de lo licuados de fruta natural.

JUGOS (4) okPara aquellos que no alcanzan a desayunar antes de irse al trabajo, ofrece los licuados energéticos que es una mezcla de varias frutas, o el licuado especial que tiene frutas y cereales.

Los tamaños que maneja es la copa grande llamada chabela en la que caben 635 mililitros, y de la copa normal, conocida como la chocomilera, que es lo que más se vende; los precios oscilan entre los 10 y los 24 pesos para el producto de un litro.

Para acompañar las bebidas, Bernardo Álamo tiene galletas integrales, de harina, agua natural y distintos panes.

“La economía está difícil, pero este negocio sí deja para comer y sostener a mi familia, terminamos a las 15 horas todos los días y todo el año”, destacó el vendedor.

“Este trabajo te permite conocer mucha gente y pasar más tiempo con mi familia, poder sostenerme económicamente, pero sobre todo llegar al gusto de la población, estoy ubicado en la esquina de la calle Sánchez Román y Morelos”, finalizó, Álamo Tapia.


Los comentarios están cerrados.