NOTIMEX | NTRZACATECAS.COM
NOTIMEX | NTRZACATECAS.COM

Washington.- Los niños concebidos por tratamientos de infertilidad de ninguna manera tienen probabilidades de presentar retraso en el desarrollo, reveló hoy un estudio de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y otras entidades en Nueva York. Inseminación

Los resultados del estudio fueron publicados en la edición electrónica de la revista Jama Pediatrics con la expectativa de “aliviar” preocupaciones de que la concepción a través reproducción asistida pudieran afectar el embrión en una etapa crítica y resultar en una discapacidad de por vida.

Los autores no encontraron diferencias en las calificaciones de evaluación del desarrollo de entre más de mil 800 niños nacidos de mujeres que se embarazaron por medio de tecnologías de reproducción asistida (TRA) y los más de cuatro mil nacidos de mujeres que no se sometieron a esos procedimientos, indicó NIH.

“Nuestros resultados ofrecen tranquilidad a las miles de parejas que han dependido de esos tratamientos para establecer sus familias”, señaló en un comunicado, Edwina Yeung, investigadora del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD) perteneciente a NIH.

El estudio incluyó a niños nacidos de padres que se sometieron a tratamientos de fertilidad y aquellos concebidos por otros medios en el estado de Nueva York entre 2008 y 2010.

Los padres completaron un cuestionario en diferentes intervalos de los primeros tres años de edad en áreas principales del desarrollo como habilidades motoras, comunicación, funcionamiento personal y social, así como habilidad para resolver problemas.

“En general, los niños concebidos vía tratamientos de fertilidad obtuvieron calificaciones similares a los otros menores de edad en las cinco áreas cubiertas en la evaluación del desarrollo”, remarcó NIH.

Precisó que cuando se consideraron únicamente a los niños concebido por medio de TRA, encontraron una mayor probabilidad de presentar retraso en el funcionamiento personal-social y la solución de problemas.

Apuntó que los gemelos presentaron mayor probabilidades de fallar en algún área en comparación con los partos únicos.

Entre los menores diagnosticados con una discapacidad de tres y cuatro años de edad, no se encontraron diferencias significativas entre los que recibieron tratamiento (13 por ciento) y los que no lo recibieron (18 por ciento).

Los investigadores continuarán evaluando a los menores periódicamente hasta que alcancen los ocho años de edad, “debido a que no siempre es posible diagnosticar algunas formas de retraso en el desarrollo hasta los tres años de edad”.

Las diferentes TRA incluyen la fertilización in vitro (FIV), la implantación de un embrión que ha sido previamente congelado y la incubación asistida que consiste en la perforación del recubrimiento del embrión para facilitar su implantación en el útero.

Así como la trasferencia de gametos en las trompas de falopio, la inducción de la ovulación y la inseminación intrauterina.

La investigación fue realizada en colaboración con el Departamento de Salud del estado de Nueva York, la Universidad de Albany y el grupo médico CapitalCare Pediatrics.


Los comentarios están cerrados.