ENRIQUE LAVIADA
ENRIQUE LAVIADA

Según tengo entendido (no me haga mucho caso, estimado (e)lector), el joven político ex panista y ahora diputado del Verde, Cuauhtémoc Calderón, anda muy molesto con la reciente y apresurada negociación a la que fue sometido, luego de que su amigo reciente, el senador Carlos Puente, declinara a participar en la sucesión gubernamental, debido a la necesidad imperiosa de tapar el boquete dejado (tras un tremendo escándalo) en la dirección de su partido.

Al parecer,la idea original era que Cuauhtémoc iría en una fórmula con Carlos Peña (el otro joven) y la señora Lucía Alonso, pero al último les cambiaron la jugada.

Todo indica que la prioridad fue siempre imponer a la hermana (ex izquierdista) del todavía gobernador, al costo que fuere y rompiendo acuerdos y pasando por encima de quien fuese necesario, por aquello de que el nepotismo es sagrado.

Otra vez.

………………………………

Sin embargo, al interior del Verde hay otra versión todavía peor (en serio) y crece la certeza de que en el PRI están registrando a los más débiles, de manera ilógica y sin razón aparente, lo que podría obedecer a… (suenan fanfarrias) ¡un acuerdo con el mayor de los Monreal!

Según esa tétrica conclusión, el (todavía) gobernador Miguel Alonso tendría como principal interés asegurar su condición de intocable (por aquello de las acusaciones de corrupción), gane quien gane.

Desde luego, queda claro que el anunciado peligro de ruptura entre el PRI y el Verde no pasa por la defensa de nuestro buen amigo Cuauhtémoc Calderón, y una nueva negociación le espera.

Otra vez.

………………………..

Además, según cuentan las malas lenguas (que nunca faltan), el tal Alonso nunca le perdonó al tal Cuauhtémoc que le hubiese llamado “muñequito de pastel”, allá en la campaña electoral en la que fueron adversarios, por lo que permanece un rencor, al parecer, insuperable.

De modo que Alonso ejerció su legítimo derecho al veto (es ironía) y le cerró el paso a su antiguo detractor, con tal de que el nombre del joven empresario no apareciera en las boletas (cualesquiera), porque con ello se metería automáticamente en la mente del electorado, y eso nomás no le gusta.

Mientras tanto, a Cuauhtémoc ya lo buscan los del PRD y los de Morena y los de Movimiento Ciudadano y hasta los del PAN, con la propuesta de canalizar su capital hacia nuevas y mejores inversiones políticas, al cabo que en el PRI juegan a perder, le dicen.

No obstante, en los círculos del Verde se asegura que Cuauhtémoc es un político maduro, que sabe cuándo es necesario replegarse y aceptar las circunstancias, en espera de mejores tiempos, por lo que anoche mismo viajó a la capital del país para reunirse con Carlos Puente, conforme con la posibilidad de obtener una delegación federal o algo parecido… ¡a ver si no se la hacen de agua!

Otra vez.

……………………………….

Acertijo:

Mañana el (otro) joven, el que habíamos quedado.


Los comentarios están cerrados.