CLAUDIA BELMONTES | NTRZACATECAS.COM
CLAUDIA BELMONTES | NTRZACATECAS.COM

OROS (5)Zacatecas.- No sorprende que con el pasar de los años cada vez sean menos los matrimonios que cumplen su palabra de amarse hasta que la muerte los separe, y que se juraba frente al altar.

Raras y escasas, aún existen parejas que se conocieron desde que eran adolescentes y aún siguen juntos pese a las dificultades que la vida les ha presentado.

Tal es el caso de Lilia Murillo Rodríguez y Esteban Félix Cabrera, pareja con 52 años de casados y que, a decir de ella misma, su amor sigue, incluso más fuerte y sólido que nunca.

En el marco del Día del Amor y la Amistad, los progenitores de la familia Félix Murillo comentaron que corría 1947 cuando, con tan sólo 16 y 20 años, ambos quedaron prendados uno del otro.

Lilia narró que sin tener autorización de sus padres, cierto día comenzó a intercambiar mensajes y cartas con Esteban, a quien conoció mientras caminaba por una calle de la comunidad El Maguey, pues sus miradas se cruzaron de tal manera que el destino hizo lo propio.

En un inicio, dijo, sólo se intercambiaban mensajes por una pequeña rendija que tenía la pared de su casa, en los que se escribían recados concisos como “a qué hora vas al pan o a la tienda”, con la esperanza de verse aunque sólo fueran cinco minutos durante el día.

OROS (1)

“Si llegaba a ser descubierta por mi papá, él me pegaba con una tabla en donde se les pusiera, en la espalada o en las piernas, donde pudiera”, recordó.

Estaban Félix platicó que cerca de 3 años se mantuvieron en esta situación, además de que no se podían escribir diario, ya que trabajaba como brasero en Estados Unidos.

“Un día que la vi en la calle le dije: ‘¡vámonos, allá en la esquina tengo mi caballo!’, me la quería robar, pero ella no se dejó, y me contestó: ‘¡no!, tiene que pedir mi mano’, y entonces mi papá mandó un sacerdote con su familia para que viera que esto era en serio”, comentó entre risas.

A 52 años de haber contraído nupcias, Esteban y Lilia confiesan que han a travesado por todo tipo de circunstancias, entre altas y bajas, y que hubo ocasiones en las que inclusive pensaron en dejar todo por lo que lucharon desde un inicio.

“Pero nosotros somos de otra época, fuimos educados de manera distinta y de eso se tratan los matrimonios, de luchar juntos, porque al final para eso se casa uno, para ser uno mismo en las buenas y en las malas”, recalcó Lilia con lágrimas en los ojos.

De esta unión nacieron siete hijos, que les han dado quince nietos y doce bisnietos, mismos que ven como ejemplo de vida a esta pareja, que al pasar de los años se fortalece.

“La vida no es fácil, pero se tiene que luchar por los matrimonios, son la base de toda sociedad, y se debe ser consciente que problemas siempre van a haber, pero la pareja se debe de apoyar”, resaltaron.

Aconsejaron a las nuevas parejas establecer vínculos de comunicación y tener mucha paciencia.

“Pese a las dificultades yo no cambiaría nada, y sí se puede, sólo hay que echarle ganas los dos”, concluyó Esteban.


Los comentarios están cerrados.