REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

Wolkswagen-Mexico-dolores-cabzaTres concesionarios han demandado a Volkswagen AG en Estados Unidos argumentando que el fabricante de autos alemán les defraudó intencionadamente al instalar el software en los vehículos de motor diésel para engañar en las pruebas de emisiones del gobierno, reportó hoy el Wall Street Journal.

La demanda colectiva, presentada el miércoles ante un tribunal federal de Illinois, acusa a Volkswagen de convencer a las franquicias para que invirtieran en exposiciones para vender vehículos que contaminan menos el medio ambiente, mientras que la compañía germana estaba mintiendo a los reguladores estadounidenses.

La denuncia busca una compensación por las pérdidas que sufrieron los concesionarios por la caída del valor tanto de los autos afectados que no han podido vender como de la marca Volkswagen.

La demanda también acusa a Volkswagen de favorecer inadecuadamente a ciertos concesionarios y forzar a los minoristas a llegar a acuerdos con una filial financiera de la compañía.

Una portavoz de Volkswagen dijo que la empresa está revisando la denuncia.

«La compañía está comprometida con resolver la investigación regulatoria en Estados Unidos de la cuestión de las emisiones de diésel tan rápido como sea posible y con aplicar una solución para los vehículos afectados, mientras trabajamos para recuperar la confianza en nuestros clientes y operadores y el público», dijo la portavoz.

Volkswagen tiene la fecha límite establecida por un juzgado federal del 21 de abril para alcanzar un acuerdo con los reguladores sobre la reparación de aproximadamente 600 mil vehículos diésel que han violado las leyes de contaminación del aire.

Las ventas en Estados Unidos de Volkswagen se han desplomado desde que las autoridades revelaron en septiembre el escándalo de las emisiones.

La compañía ha reconocido que instaló el software para falsear las pruebas de sus vehículos que les permitía contaminar más en la carretera que durante los exámenes del Gobierno.

Los concesionarios de Volkswagen han manifestado una frustración cada vez mayor en las últimas semanas, mientras la empresa alemana sigue negociando con los reguladores medioambientales en Estados Unidos.


Los comentarios están cerrados.