IVÁN LÓPEZ | NTRZACATECAS.COM
IVÁN LÓPEZ | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- El subdirector de Planeación y Apoyos a la Educación de la Secretaría de Educación de Zacatecas (Seduzac), Artemio Ultreras Cabral, aseguró que el retiro del registro a la preparatoria José Minero Roque, en Calera, se debió al incumplimiento de requisitos de infraestructura. artemio-ultreras-cabral-subsecretario-de-planeacion-11

Explicó que desde 2011 la preparatoria, de origen privado, cambió su domicilio, pero las nuevas instalaciones carecían de laboratorio y un espacio de activación física, irregularidades que nunca subsanó.

«No hizo adquisiciones para equipar el laboratorio,  el área de actividad  física era un arroyo  cercano a la escuela, eso no se permite, y además, era un riesgo para los jóvenes en un municipio con inseguridad en ese tiempo», aseveró.

Afirmó que la introducción de un programa de preparatoria en dos años en 2013 nunca tuvo reconocimiento legal, “porque si la escuela tenía problemas con el programa de tres años, menos se le podría dar permiso para uno más, con los mismos problemas”.

Aseguró que aún sin el permiso oficial, la escuela operó dicho programa, al mismo tiempo que seguía ofertando el otro.

Sin embargo, la Seduzac optó por revalidar las calificaciones de los alumnos a través del único programa que entonces tenía reconocimiento, el de tres años, es decir, las calificaciones cuatrimestrales pasaron a semestrales.

“No hay ningún riesgo para el futuro de los alumnos, las revalidaciones se hicieron con mucho cuidado, incluso varios de ellos ya estaban cursando sus estudio de licenciatura cuando lo hicimos”, destacó.

En total se regularizaron cerca de 100 alumnos, quedando fuera del proceso muy pocos, quienes no hicieron nada porque desertaron del sistema educativo y no continuaron ningún tipo de estudio.

Ultreras Cabral lamentó que el profesor Manuel de Jesús Bañuelos Hernández, director del plantel, hubiese optado por la vía jurídica en vez de resolver las carencias que impiden el registro de su plantel.

“Como el caso se volvió jurídico, nosotros esperamos la resolución del Tribunal Contencioso de lo Administrativo, donde nos diga que se puede abrir la escuela, pero eso no va a ocurrir, porque es violentar la ley y significa desatender a la autoridad educativa”, afirmó.

“El señor puede abrir escuelas donde quiera, cuando quiera, pero tendrá que hacerlo con el respeto de la ley”, puntualizó.


Los comentarios están cerrados.